Visita teatralizada. / E.A.

No ha sido una sorpresa para el sector ni para la Concejalía de Turismo de Cuéllar, pero a la hora de hacer balance, las cifras han confirmado lo que ya se sabía: el turismo ha descendido a niveles muy bajos y se califica este pasado año de “catastrófico”. Un 66,86% cae el turismo, y lo acompaña un 64,24% el consumo de producto turístico, solo salvado por unos meses estivales en los que pudo haber algo de actividad.

Desde la Oficina de Turismo hablan de un primer trimestre de 2020 bueno, “con cifras incluso ilusionantes”. Sin embargo, el cierre de tres meses seguidos a causa de la pandemia privó de algunas de las campañas más fructíferas para el turismo en la villa: Semana Santa, la Feria Multisectorial, los puentes de abril y mayo, son los meses con mayor afluencia turística en la villa. En su contra, los meses de verano devolvieron algo de esperanza al sector: nuevas iniciativas y actividades, como rutas y visitas guiadas novedosas y sacadas adelante con mucho esfuerzo del personal de Turismo lograron un índice de consumo de más del 80%. En la campaña de verano no faltaron las dificultades: se pasó del aforo del 50% a la reducción, lo que hizo empezar el otoño con un desplome total del número de turistas que podían entrar a las visitas. La suspensión de la Feria Mudéjar, de las fiestas de Cuéllar y de San Miguel fueron otro varapalo para el sector.

Así llegó el tercer trimestre, sin duda el peor de todo el año. a pesar de un puente de octubre “digno”, las medidas restrictivas fueron desgastando el turismo hasta alcanzar la cifra más baja en diciembre. El cierre perimetral de Madrid -turistas habituales-, el cierre por provincias, el toque de queda y el cierre de la hostelería fueron el remate y dejan unos datos de una caída de ingresos de agosto a diciembre de un 92,8%. el año 2020 Cuéllar recibió 12.781 visitantes, de los que 10.302 disfrutaron de producto turístico, dejando una recaudación total de 43.458 euros. el producto más consumido volvió a ser la visita guiada al Castillo.

Turismo Cuéllar saca otra conclusión de estos datos, y es que el turismo de Segovia y Valladolid se ha incrementado, el llamado turismo de proximidad, que palia los efectos de perder el internacional o el de comunidades autónomas lejanas. A pesar de las circunstancias, desde el área agradecen el esfuerzo y ponen sus esperanzas en un 2021 “cargado de mucho trabajo”.