El monte de Sigueruelo debe volver a su estado original. / el adelantado
El monte de Sigueruelo debe volver a su estado original. / el adelantado
Publicidad

Ecologistas en Acción de Segovia ha obtenido una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que ordena que el monte de Sigueruelo sea restaurado a la situación que tenía antes de la apertura de pistas, cortafuegos, y desbrozado de las cumbres, devolviendo el terreno a su estado original. En una nota de prensa, el colectivo explica que en septiembre de 2016, recibieron denuncias de los vecinos de Sigueruelo por la ejecución de obras de desbroce de la cumbre del monte de la localidad, donde las máquinas estaban destruyendo profundamente la capa vegetal, afectando a las fuentes de agua del pueblo.

Tras diversas gestiones, y ante el recurso de reposición de Ecologistas en Acción frente a la Junta de Castilla y León y la intervención del Ayuntamiento, “el director general de Medio Natural suspendió a las dos semanas la ejecución de las obras que realizaba el propietario de la finca, Zamorsa, S.A., que había obtenido de la propia Junta una subvención de 213.886,31 euros para forestar 91,48 hectáreas con pino silvestre”.

Ecologistas en Acción señala que la Dirección General desestimó su recurso, “que argumentaba que no se había realizado la evaluación de impacto ambiental previa requerida por la ley y se estaba ocasionando un gravísimo daño al hábitat natural”. “La Junta también levantó la suspensión de las obras, por lo que Ecologistas en Acción presentó recurso ante el Tribunal Superior de Justicia solicitando la anulación del acuerdo, la suspensión de las obras y la restauración del terreno para evitar las escorrentías que se estaban formando y la erosión galopante del terreno”, añaden.

El grupo ecologista aportó a la Dirección del Parque Natural de la Sierra de Guadarrama diversos informes sobre la elevada calidad de los terrenos y la conveniencia de que se dejase la finca en su estado natural. Tras diversas visitas al terreno, la Junta de Castilla y León el 27 de septiembre de 2017 cambió de criterio y decidió revocar la autorización para repoblar con pinos, “pues reconoció que se estaba ocasionando un daño a determinados hábitats del monte y a los cursos de agua que antes no habían sido detectados”.

A pesar de revocar la autorización, “la Junta no ordenó la restitución del terreno a su estado anterior”, por lo que Ecologistas en Acción mantuvo vivo el pleito en los tribunales frente a la Junta de Castilla y León y frente a la empresa gestora de la repoblación, la Asociación Forestal la Meseta.

La sentencia establece que la recurrente Ecologistas en Acción pone de relieve que “toda vez que se ha revocado el acto administrativo que autorizó la ejecución de los trabajos de forestación, es preciso devolver los terrenos a su estado anterior, pues carecen de cobertura jurídica y han ocasionado un elevado impacto ambiental; obligación de restaurar los terrenos que debe recaer sobre la propia Junta de Castilla y León, sin perjuicio de la responsabilidad que corresponde de forma solidaria sobre la empresa Zamorsa, S.A. y ha de consistir en devolver los terrenos a su estado original, esto es, restaurando los terrenos alterados por la construcción de la pista, por los cortafuegos realizados, por los terrenos arados en la cota superior y cuantos hayan sido modificados, incluidos los que afectan a la captaciones de aguas, devolviendo estas a su curso natural anterior”.

Finalmente, mediante sentencia de 5 de febrero de 2019 el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha dictado que “los terrenos deben ser devueltos a su estado anterior y que dicha condena debe recaer sobre la entidad beneficiaria de la ayuda concedida, a costa de la beneficiaria de la ayuda concedida, Zamorsa S.A., sin perjuicio de las responsabilidades que cada administración tenga en la ejecución de estas obras y en el cumplimiento de esta sentencia”. Además, la sentencia condena en costas a todos los demandados.