Colectivos que formaron parte del jurado de este XXI Trofeo a la Mejor Ganadería. / c.n.
Publicidad

Pasadas las fiestas, como cada año, es momento de elegir el mejor encierro y, por lo tanto, la mejor ganadería que lo ha protagonizado. La reunión de colectivos convocada por la Asociación Encierros de Cuéllar contó con la presencia de varios representantes en el bar Paralex de Cuéllar, donde cada año se celebra este cónclave de deliberación. Jairo Martín, de la  asociación convocante y corredor de los encierros, moderó un debate inicial como presidente del jurado, en el que participaron todos los medios de comunicación locales, la Asociación Amigos del Caballo, A Caballo, la Peña Taurina El Encierro, corredores, Ehtoro.com y asistentes sin voto que también emitieron su opinión.

En primer lugar, el jurado del trofeo quiso transmitir sus condolencias a la familia y amigos del fallecido en el último encierro del ciclo cuellarano. El suceso también generó cierto debate en cuanto a la labor de algunos caballistas y, sobre todo, la posición de los espectadores en este y otros puntos del traslado campestre.

El debate previo a la votación se estructuró en dos posiciones: los aspectos positivos y los negativos, que fueron derivados de los primeros en la charla mantenida entre los representantes. Como aspectos positivos de estos encierros se señaló, en primera posición, la vuelta de los toros al domingo, en vez de novillos. La totalidad de los presentes apoya este cambio a mejor, que además ha generado expectación y ha mejorado la imagen de este día. El vallado en el margen izquierdo de El Embudo ha funcionado evitando público, así como la presentación de los toros, también destacada entre el jurado. Muchas palabras de alabanza se dirigieron a los caballistas y los colectivos locales de este campo, pues el esfuerzo realizado en los cinco encierros de este año ha sido loable y merece su reconocimiento. En relación con lo negativo, los caballistas hablaron de la dificultad de parar a los toros por el pinar, que muchos tildaron de “tarea imposible”. No fueron los bueyes los culpables; los toros siempre fueron por delante de la manada tirando, y los caballistas, a pesar de las labores, no pudieron pararlos excepto el martes. Así, se puso sobre la mesa lo más negativo de estos encierros: no ha habido un solo recorrido urbano de 2019 destacado. Ninguno de ellos ha sido un espectáculo digno de mención y, por supuesto, digno de premio. Algunos presentes calificaron el periplo de “desastroso en las calles”. Sí es cierto que la labor de encerrar se ha cumplido cada día, pero no fueron pocas las voces que hablaron de que no se trata de “meter todos los toros, sino en qué condiciones”. Al respecto, se trató el tema del último encierro, media hora antes de lo previsto en las calles. “Peligroso y sancionable”, así hablaron algunos de este hecho que sorprendió a los vecinos y visitantes antes del último del ciclo.

En resumen, los aspectos más negativos destacados fueron la falta de calidad en las calles, las dificultades en el campo para caballistas, y otros temas que cada año se ponen sobre la mesa y este no han sido menos, como el exceso de vehículos en zonas como Las Máquinas. La asociación organizadora, Encierros de Cuéllar, siempre hace hincapié en esta cuestión, y aseguran que si no se pone remedio, acabará incluso por desaparecer el encierro. El relación con esto, los caballistas hablaron también del exceso de público en la suelta de los corrales, algo que continúa siendo un problema difícil de solucionar. Aseguran que los propios astados ya salen nerviosos por tanto ruido concentrado en las afueras, lo que les hace salir más rápidos, disgregados y muy complicados de parar. También se apuntó la suciedad en los pinares, con ramaje y demás elementos que esperan se pueda solventar el año que viene.

En lo positivo, el jurado dejó claro que los dos grandes aciertos de este año han sido aumentar el número de caballistas -puesto que no ha perjudicado-, y volver al domingo de toros. En lo más negativo, se encuentra la idea de mejora del traslado, más tranquilo, con paradas, para mantener un encierro urbano digno y no defraudar a las miles de personas que están en las calles esperando unos encierros de Interés Turístico Internacional.

renovación del pliego Otro de los temas tratados fue el de la dirección de campo, que saldrá de nuevo a licitación el próximo año, 2020. La idea que se transmitió es la de que sean los propios colectivos los que trasladen al Ayuntamiento todas estas ideas: sanción de entrada temprana a las calles, caballistas que no cumplen y otras cuestiones que podrían aparecer en el pliego y hacer uno más actualizado.

VOTACIÓN El debate suscitado y la idea general de que estos encierros no han transcurrido como para que ninguna de las ganaderías obtenga premio, dejó como resultado 13 votos en blanco y uno para Casas de la Bubilla. En consecuencia, el XXI Trofeo a la Mejor Ganadería de los Encierros de Cuéllar quedó desierto este 2019. Le precedió la ganadería de Lagunajanda en 2018 con una votación muy clara que ensalzó este encierro y posterior comportamiento en la plaza, pero este año, el desarrollo no ha sido parecido.