Parada de la manada en los pinares antes de volver a arrancar y emprender el camino hasta Las Máquinas./chantal núñez.
Publicidad

El tercero de los encierros del periplo cuellarano fue quizá el más complicado de todos los desarrollados en la villa en este 2019. La salida de los corrales del río Cega fue de nuevo rápida; a las 8.00 horas puntuales y con el sol saliendo tímidamente por los pinares. Un poco menos compacta que en otras ocasiones, la manada salió con fuerza y ya se atisbaba que el novillo número 10 sería algo problemático. “Estaba muy encastado pero escaso de fuerzas, y se ha ido descolgando de sus hermanos por todo el traslado campestre”. No obstante, el buen trabajo de los caballistas consiguió que se recogiera toda la manada. Antes del paso de Las Máquinas ya se pudo parar a todas las reses que protagonizarían el concurso de cortes por la tarde. En la rastrojera, el novillo número 10 siguió por detrás, dando más labor a los caballistas que tuvieron que estar pendientes de él en todo momento por sus amagos de volver atrás sobre el recorrido. Sujetándolos en el descansadero, consiguieron una bajada por El Embudo muy rápida, fuerte, pero el último novillo volvió a dar problemas. La manada que entró primero en el recorrido urbano lo hizo de manera compacta y un par de minutos sobre la hora prevista. Este último novillo tropezó en la parte baja de El Embudo y quedó tumbado. El alcalde comentó que se valoró la idea de meter este novillo en el corral situado en este punto. “Estaba todo preparado para ello, ya veníamos avisados, pero como en una de esas arrancadas con los caballos ha entrado en el recorrido”, comentó Carlos Fraile.

En el recorrido urbano hubo varios puntos de peligro, y el primer grupo delos cinco novillos sí permitió a los corredores lucirse en varios puntos de todo el recorrido. El novillo número 10, con los problemas ocasionados en El Embudo, enturbió el encierro en las calles, donde se paró cada pocos metros para embestir a las talanqueras en varias ocasiones. “Los pastores han hecho muy buena labor tirando de él, la gente también, les hemos pedido que se apartara, así que hay que agradecer su colaboración”, comentó el alcalde. Finalmente, el último novillo completó todo el recorrido casi 35 minutos después de su comienzo. No obstante, el público se mantuvo en las talanqueras con paciencia hasta que concluyó por completo.

UN HERIDO A pesar de que se habló de varios heridos, finalmente solo hubo un herido por asta de toro. La víctima, un joven de nacionalidad francesa, sufrió una cornada en el glúteo; en principio no revestía mayor gravedad, pero los testigos vieron un fuerte golpe contra el burladero de la Plaza de Toros, donde tuvo lugar la cogida. Uno de los novillos se volvió dentro del ruedo y embestió al joven, que no tuvo tiempo de refugiarse. También hubo otro contusionado al que se atendió en enfermería pero solo con erosiones.
Así finalizó el tercero de los encierros de Cuéllar, más complicado que los anteriores pero también con muchos momentos de emoción tanto en el traslado campestre como en el recorrido urbano. Las paradas en la densidad de los pinares dejaron las bellas estampas que solo el encierro de Cuéllar posee, ante los espectadores más valientes que acuden a diversos puntos para ver todas las perspectivas posibles. Hoy, los novillos de Condessa de Sobral serán los protagonistas del cuarto encierro de Cuéllar.