Integrantes del grupo de teatro Taller Cultural, en uno de sus viajes. / E.A.
Publicidad

Un año más, y coincidiendo con su participación en la 22ª Muestra Provincial del Teatro celebrada en el Teatro Juan Bravo de Segovia, el grupo teatral Taller Cultural de Fuentepelayo ha puesto el broche de oro a una densa temporada artística en la que ha escenificado su comedia ‘Solo tengo tres amores’ en 26 ocasiones en otras tantas localidades de la provincia.

Este grupo comenzó su andadura de actuaciones en la localidad de Valverde del Majano allá por el mes de abril dentro del programa ‘Aquí teatro’. En este ciclo llevó a cabo cuatro representaciones (la cantidad máxima contemplada en la convocatoria oficial). Ya en la época estival vino la vorágine de actuaciones en las fiestas patronales, certámenes y semanas culturales de distintos pueblos. El mayor peso de trabajo se centró en dar respuesta a la docena de ayuntamientos que solicitaron la presencia de este grupo en sus respectivas localidades dentro del programa ‘Actuamos’ de la Diputación Provincial.

El resto de actuaciones, hasta llegar a las 26 anteriormente comentadas, procedieron de distintas asociaciones culturales, ayuntamientos y colectivos culturales de la provincia que año tras año contratan al grupo Taller Cultural de Fuentepelayo para incluirlo en sus programaciones culturales.

Para poner el epílogo a un año intenso en trabajo y emociones, el grupo teatral aludido actuó en el templo teatral de la capital. El Teatro Juan Bravo y los varios centenares de espectadores que abarrotaron el recinto pudieron ser testigos del buen hacer de esta agrupación artística de Fuentepelayo. Durante cerca de dos horas, el público asistente a esta representación realizada este pasado domingo, disfrutó como pocas veces antes lo había hecho, gracias a una interpretación sobresaliente hecha por un grupo a quien le acompaña una trayectoria de cuarenta años consecutivos sobre los escenarios.

Con ocho lustros ininterrumpidos a sus espaldas, el grupo teatral Taller Cultural de Fuentepelayo se ha convertido por derecho propio en uno de los más veteranos de la comunidad dentro del campo aficionado. Como principal particularidad, este grupo cuenta con tres personas diferentes para cada uno de los papeles que conforman el reparto de sus obras. En esta jornada de clausura, el director del colectivo aprovechó para agradecer a las entidades públicas y privadas el apoyo que siempre le han prestado. Y se detuvo con pasión en transmitir su cariño a cuantas personas habían presenciado sus obras durante estos cuarenta años ya que los espectadores han hecho posible “la magia del teatro”.