Pepe Colás con su nuevo disco, lleno de "esencia punkifolki" y de venta en La Papelería y Montevenus, en Cuéllar. ./ c.n
Publicidad

A Pepe Colás lo conocen en todo Cuéllar, comarca y provincia, y a sus punkifolkis, también. Su singularidad en la música lo hace tan inconfundible que desde que sacara su primer disco, un éxito con más de 1.000 ejemplares vendidos, el público ansiaba novedades que por fin han llegado.

Pepe Colás y los punkifolkis sacan nuevo disco, ‘Verte reír’, y desde su inspiradora portada hasta su sonido, son un canto a la actualidad desde el arraigo tradicional más moderno. Es ejemplo de fusión de sonidos y de géneros, y así lo explica su vocalista y virtuoso de la instrumentación, el mismo Pepe Colás. Cuando define su nuevo trabajo habla del “sonido punkifolki”, y es que este es absolutamente inconfundible ya; una mezcla característica que lo hace tan reconocible porque agitan a conciencia un cóctel de tradición y novedad. Pero ahora es más variada: ritmos de swing con dulzaina y banjo, acompañados con guitarra eléctrica, por ejemplo, a muchos les parecería una locura de fusión, pero el resultado corrobora que de las locuras nacen las ideas más brillantes. Hay dianas y reboladas con sus ritmos tradicionales tirando a lo medieval y con violín, otra fusión  que marca el cambio musical de este nuevo disco. “Hemos dado un paso adelante de lo que veníamos haciendo, nos ha dado tiempo a desgranar más las canciones” comenta Colás. Han deshecho el camino habitual, puesto que primero han tocado estas canciones en directo y después las han recopilado en su disco. Guitarra eléctrica se junta al pito castellano, las flautas de Marco Mantovani, que llegan incluso a recordar a aires de Irlanda y embaucan al público.

Sonido de gua-gua en la guitarra devuelve al oyente a los años 70 en otra pieza, pero no se quedan solo ahí, porque incluyen hasta una ranchera que acaba en blues. Al describirlo, Colás transmite el trabajo y esfuerzo de casi un año de preparación que, contando con la experiencia de todos sus músicos compañeros, les permite innovar como muchos no se atreverían.

Y respecto a los temas que se tratan en sus canciones, hay un repaso a la actualidad y la tradición: más fusión.”Es lo que tiene que sean canciones propias, que podemos hablar de las cosas que pasan hoy en día”, explica Colás. Tratan el tema del consumo impulsivo que viene impuesto, la mensajería “que nos tiene atado a las redes”, y lo tintan de reivindicación. Pero no olvidan las historias de amor: una balada llena de cambios de ritmos da el toque de ternura a este disco.

Igualmente, la tradición es la base de su música, los pilares. Por eso, incluyen la nueva jota compuesta para los vecinos de Torrescárcela, que llenaron la sala cultural de Cuéllar en su presentación. “Ha quedado una jota siglo XXI”, bromea el músico. Añaden flautines, dos traversos, y “la hemos dado un impulso de jota nueva, dentro de su ritmo tradicional”.

Pepe Colás vivió un instante realmente especial en el pasado pregón, cuando en los momentos previos, su canción ‘Pasacalles del Embudo’ fue coreada por cientos de vecinos. Esta fue la muestra evidente de que el “punkifolkismo” crea ciertos himnos que ya están asentados en los cuellaranos y habitantes de la zona. Y por eso, Colás reconoce que puede haber otro tema “potente” en este nuevo disco: ‘El sibarita del verano’. Solo con sus primeros compases ya “apunta maneras”, y es que además habla de la despoblación rural y el verano en el pueblo. “El chiringuito, el frontón, el río, las fiestas, el cine al aire libre… hemos roto el molde del pasacalles, la hemos ‘rockandrolleado’ para llamar la atención del mensaje’. El videoclip, realmente divertido, está grabado en Fuentidueña, en La Serranilla y en todos los escenarios más reconocibles para los vecinos, además lleno de anécdotas.

‘Verte reír’ deja espacio a un homenaje a la cofradía de Las Candelas de Cuéllar o al ‘Tío Millán’, conocido como “el trompeta de oro”, que también tienen su canción. Los discos estarán de venta en Cuéllar y vía online, a través de las redes.

PARA VERNOS REÍR El título del disco da nombre a una rumba contenida en el mismo. Habla, como su portada, de la vida del músico las dificultades de vivir de ello y los kilómetros a la espalda. “El músico se va, deja en casa lo que más quiere, la familia, y el niño entiende que hay que luchar contra las adversidades y ponerle una sonrisa a la vida”, explica Pepe Colás. Los que está claro es que gracias a sus canciones, “verá reír” a muchísimo público “punkifolki”.