La plaza de Sepúlveda empezará a llenarse desde hoy. /E.A.
Publicidad

Comerciantes, hosteleros y otros servicios turísticos de Sepúlveda se han reunido con el alcalde de la villa, Ramón López, para proponerle una estrategia de recuperación y reactivación del sector, tras varias semanas parados por la pandemia del coronavirus. y entrada desde hoy en la fase 1. Entre las iniciativas planteadas, se encuentran la ampliación del espacio para las terrazas, permitir a los bares y restaurantes (aunque no tengan licencia de terraza) poner mesas y sillas en la calle en los espacios que sea posible, una campaña especial de promoción en los medios de comunicación, exención o reducción de determinadas tasas e impuestos y líneas de ayudas.

El colectivo explica que de los 1.000 habitantes que se registran en Sepúlveda, cerca de 300 personas viven directamente del turismo, por lo que justifican la elaboración de una estrategia.

Desde hace semanas mantienen reuniones virtuales de trabajo, para, entre todos, evaluar la situación a la que se enfrenta el municipio a causa de la pandemia y elaborar una estrategia que ayude a la reactivación del sector. Apuestan por la “calidad” y por la “escrupulosidad” en el cumplimiento de los protocolos sanitarios, tanto a nivel individual como colectivo, para lograr que Sepúlveda se mantenga como un lugar lo más seguro posible, tanto para la población como para los visitantes. Pero, afirman que la situación es “dramática” y necesitan el apoyo de las instituciones para sobrevivir.

En el marco de estas reuniones, el colectivo también se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento, con el fin de solicitar una serie de medidas y ayudas, como ya se están implementando en otros municipios, dada la situación de excepcionalidad que viven. Entre otras cuestiones, los comerciantes de Sepúlveda han propuesto al Consistorio “la creación de una mesa de diálogo y trabajo conjunto para caminar en una misma dirección, buscando siempre el mayor beneficio para Sepúlveda y todos sus vecinos”.

“Creemos que es necesario apoyar fehacientemente a nuestro sector, pues son más de 220 familias las que viven directamente del turismo en el término municipal de Sepúlveda. Teniendo en cuenta que su censo de población se sitúa en torno a los 1.000 habitantes, estamos ante una situación de máxima gravedad, ya que si sumamos las personas que viven del turismo de forma indirecta, hablamos de la mayor parte de los vecinos”, manifiestan.

La semana pasada se celebró la primera toma de contacto con el Ayuntamiento. Varios representantes del colectivo de los comerciantes y hosteleros se reunieron telemáticamente con el alcalde para presentarle una serie de medidas “realistas y con posibilidad de llevarse a cabo”. “Consideramos que son medidas que el Ayuntamiento puede asumir y poner en práctica, porque municipios más pequeños y con menos presupuesto ya las han adoptado. Las hemos estudiado y son viables, además de necesarias, para que la actividad económica del pueblo se reactive y sus habitantes puedan enfrentarse a la crisis económica”, concluyen.