El sector prevé que se sembrará una menor superficie de girasol este año

La Asociación Española del Girasol (AEG) prevé que la superficie de girasol en España se reduzca esta campaña en torno a un 9% respecto a 2022, a pesar de lo que cual será superior a la de 2021 en un 25%, pudiendo rondar las 780-800.000 has.

El presidente de AEG, Juan Fernández, señala que “no hay duda de que 2022 fue un mal año agronómico que afectó también a las multiplicaciones de semilla. Estas se calculan con mucha precisión y no suele haber margen para demasiada flexibilidad debido a su complejidad, y los años de anticipación que requiere el proceso de obtención de un híbrido (3 años desde la multiplicación de la semilla prebase, un año después la base, y el tercero para la obtención de la semilla híbrida)”.

Además hay otros condicionantes, como la política rusa de entorpecer la entrada de semilla o guerra en Ucrania, que “con toda seguridad limitarán la escasez de semilla ya que ésta se redistribuirá hacia los agricultores europeos”, apuntó Fernández.

En cuanto a los precios de semilla, hay que decir que las empresas semillitas también han experimentado un fuerte incremento de los costes de producción, tanto por el aumento de precios de todos los insumos (fertilización, tratamientos y demás) como por la sequía que hizo que se consumiera más agua de riego, y sobre todo el fuerte precio que tenía el girasol de grano, con el que se compite al arrendar las parcelas.