incendio en las lastras
Imagen de archivo de un incendio ocurrido en un campo de cereal recién cosechado. / NEREA LLORENTE

La organización agraria Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, en la que está integrada UCCL-Segovia, pide precaución y responsabilidad en el uso del medio rural para evitar al máximo el riesgo de incendios por las altas temperaturas y pone en valor el trabajo de los agricultores y ganaderos en la gestión y el cuidado del territorio.

Unión de Uniones insiste en extremar las precauciones ante las altas temperaturas que ya han ocasionado incendios importantes como el de Pujerra, en Málaga, que ha llegado a herir a tres bomberos, o este fin de semana también en Lleida.

En Segovia ya se registró la semana pasada un incendio en el término de Samboal donde ardió una máquina autocargadora de leña, que quedó totalmente calcinada, y afectó a parte de superficie forestal.

La organización agraria lamenta que, según el avance informativo del Ministerio para la Transición Ecológica, el número de incendios a fecha 5 de junio ya alcanzaban los 1.440, una cifra ligeramente inferior al año pasado por el mismo período que eran de 1.527, pero aún preocupante. Por su parte, el número de conatos (de menos de una hectárea) desde el 1 de enero hasta el 5 de junio de 2022 sí que ha sido superior respecto al mismo periodo del año pasado, llegando a los 2.841 frente a los 2.051 de 2021 y superando también la media de los últimos diez años.

Unión de Uniones destaca que, según el Sistema Europeo de Información de Incendios Forestales, en 2021 ardieron casi 85.000 hectáreas, muchos de estos incendios concentrados en el mes de agosto, el más caluroso del año, muchos de ellos generados accidentalmente y otros, lamentablemente, intencionados. Además, alerta de que, según esta herramienta de la Comisión, se espera que este verano sea más caluroso de lo normal, lo que aumenta el riesgo de incendios.

La organización insiste en la responsabilidad compartida que se tiene con el paisaje, la gran riqueza forestal que existe y la importancia de cuidarlo y no ponerlo en peligro por comportamientos inadecuados o accidentales.

Asimismo, Unión de Uniones pone en valor la labor que realizan los agricultores y ganaderos en su gestión, destacando el marco de responsabilidad en el que trabajan reduciendo al máximo la quema de rastrojos y siguiendo las normativas de las CC.AA y de condicionalidad de la PAC. De hecho, el porcentaje de incumplimiento de la BCAM6 (buenas condiciones ambientales para la tierra), mantenimiento del nivel de materia orgánica en el suelo, que incluye entre otros, el requisito de no quemar rastrojos, fue del 1,91% de los beneficiarios controlados, según el FEGA.

En cuanto a la ganadería, destacan el trabajo del pastoreo en la limpieza de los montes evitando así que exista una gran acumulación de biomasa susceptible de arder. Igualmente hace un llamamiento a las administraciones para que repartan el esfuerzo de prevención durante todo el año, apuesten por un mantenimiento del paisaje favoreciendo el uso tradicional de los montes por parte del ganado en extensivo como pieza clave para la prevención de la aparición de grandes incendios.

Redactor jefe de EL ADELANTADO DE SEGOVIA