La localidad cuenta con un gran patrimonio arbóreo./E.A.
Publicidad

El Real Sitio de San Ildefonso cuenta ya con una ordenanza municipal de protección del arbolado urbano, que pretende evitar la degradación del rico patrimonio arbóreo de la localidad, con una conservación racional, eficaz y efectiva. El municipio cuenta con una gran biodiversidad de especies vegetales autóctonas y alóctonas. Así, cuenta con magníficos ejemplares de pinos silvestres que cubren la ladera norte de la Sierra de Guadarrama. Y también destaca la presencia del tejo, acebo y avellano, además de un mosaico de robledales y encinas, en las zonas más bajas del territorio.

La ordenanza, aprobada por el pleno, tiene por objeto la conservación de la naturaleza, entendida como protección y mejora de los recursos naturales; la mejora de la estética urbana; el establecimiento de unas normas generales de protección del arbolado que sean capaces de definir el conjunto de circunstancias urbanísticas y ambientales necesarias para proteger el arbolado urbano, y la protección específica de determinados ejemplares que así lo requieran, a través de la creación de un Catálogo de Árboles de Interés Local. Este catálogo tiene como objeto el inventario y registro ordenado de todos y cada uno de los árboles y arboledas declarados de interés local por el Ayuntamiento. Además, se aprobará, a propuesta del Consejo Asesor del Arbolado de Interés Local, el Plan de Gestión y Conservación del Patrimonio Arbóreo de Interés Local, que regulará la supervisión, gestión, difusión y conservación de los árboles y arboledas de interés local.

Queda excluidos del ámbito de esta ordenanza los Jardines del Palacio Real de La Granja al contar con regulación propia.

El arbolado urbano se considera un bien protegido y a conservar. La protección implica que no pueden ser cortados, dañados, trasplantados, mutilados, ni destruidos en su estado o aspecto, ni su entorno. Sólo se podrá podar o cortar el arbolado urbano bajo autorización municipal.

Las infracciones a lo dispuesto en la ordenanza podrán ser leves, graves y muy graves. Las leves serán sancionadas con multas de hasta 750 euros, las graves de 751 a 1.500 euros y las muy graves de 1.501 a 3.000 euros.