Puente Bercimuel
Puente sobre la vía férrea Madrid Chamartín-Aranda. / EL ADELANTADO

En los próximos días, el Servicio de Infraestructura y Obras de la Diputación de Segovia dará inicio a la reparación y acondicionamiento del puente sobre la vía férrea Madrid Chamartín-Aranda, ubicado en la carretera número 70 de Boceguillas (A-1) a Campo de San Pedro; y, en concreto, en el tramo que va desde Bercimuel a Campo de San Pedro.

La infraestructura, que se ha ido deteriorando con el paso del tiempo, supone un punto negro en el itinerario, impidiendo el cruce de dos vehículos y haciendo peligroso el trazado debido a una doble curva de radios reducidos; motivos que han llevado a la institución provincial a redactar el proyecto de su acondicionamiento e invertir en la mejora de la seguridad vial.

Puesto que la ejecución de las obras requiere la ocupación de la vía, los equipos del Área de Acción Territorial cortarán al tráfico el puente durante un periodo aproximado de ocho semanas. A lo largo de este tiempo, los vehículos serán desviados desde Campo de San Pedro por las carreteras SG-V-9163 a Cilleruelo de San Mamés, en un desvío que sólo podrá ser utilizado por turismos, y por la SG-V-9117 de Campo de San Pedro a Fresno de Cantespino hasta la N-110 o hasta Sequera de Fresno, dependiendo del destino.

Obras de ensanche

Los trabajos, que darán inicio el 19 de abril y está previsto que se prolonguen hasta el 11 de junio, aproximadamente, han sido adjudicados a la empresa madrileña IMESAPI S.A. por un importe de 134.407,93 euros y pretenden ampliar el ancho actual del puente de 6,20 metros a 8,20 metros. De este modo, la vía contará con dos carriles de 3,40 metros y una acera de 70 centímetros a cada lado, sobre las que se colocarán los petriles metálicos de protección, garantizando así el cruce de dos vehículos en condiciones seguras.

Para realizar estas obras de ensanche, la empresa adjudicataria procederá, en primer lugar, a la colocación de prelosas prefabricadas de hormigón y celosía en un tramo de 33,60 metros, que serán hormigonadas en su interior y unidas al tablero antiguo mediante esperas. Después se llevará a cabo la construcción de las dos aceras laterales corridas, sobre las que se instalarán los petriles metálicos, cumpliendo con la normativa de contención de vehículos y la protección adicional para peatones.

Para concluir, la empresa repondrá el pavimento deteriorado mediante la extensión de una capa de mezcla bituminosa en caliente y procederá al pintado de las líneas de borde y ejes del tramo afectado.