Alcaldes y concejales comparecieron ante los medios en la entrada a la sede del PSOE. / EL ADELANTADO
Publicidad

Más de una treintena de alcaldes y concejales socialistas de la provincia, en representación de los casi setenta regidores y los cuatrocientos ediles,  han reiterado su rechazo a los planes de PP y Ciudadanos en la Junta para “desmantelar la asistencia sanitaria en el medio rural”. Los representantes municipales manifestaron ayer en rueda de prensa que “para los socialistas, los servicios públicos esenciales como la sanidad o la educación son un logro social irrenunciable, cuyo acceso ha de estar garantizado para todos los ciudadanos, vivamos donde vivamos. Sin embargo, para el gobierno de las derechas en la Junta, sólo cuenta la supuesta rentabilidad económica y una más que dudosa búsqueda de la eficiencia”.

El portavoz socialista en la Diputación, Máximo San Macario, denuncia que “PP y Ciudadanos se han empeñado en acabar con nuestro medio rural pero enfrente se van a encontrar con el Partido Socialista y con los vecinos de esos núcleos rurales a los que siguen ninguneando”. “Su última macabra ocurrencia ha sido poner en tela de juicio la prestación de servicios en municipios con 50 habitantes. ¿Saben el señor Igea y el señor Mañueco qué significa eso?; ¿Saben PP y Ciudadanos que detrás de las cifras hay personas, vecinos de nuestro medio rural a quienes ustedes han puesto ahora en la picota si viven en municipios de menos de 50 habitantes?”. “Con su planteamiento —añade San Macario— casi 3.900 segovianos verían peligrar su acceso a los servicios públicos y 98 consultorios echarían el cierre”.

“Señores de la Junta, ¿son capaces de mirar a la cara a estos segovianos, muchos de ellos representados por los concejales y alcaldes presentes hoy aquí y explicarles por qué ustedes no quieren que tengan los mismos derechos que el resto de habitantes de nuestra Comunidad?”, pregunta el portavoz socialista en la Diputación.

En este sentido, San  Macario anunció que el Grupo Socialista instará en el próximo pleno de la Diputación “a los diputados de PP y Ciudadanos a dejar bien claro de parte de quién están. Si están de parte de nuestros pueblos, de sus vecinos y de nuestra tierra, o si agachan la cabeza ante las ocurrencias de sus jefes en Valladolid y están dispuestos al cierre de nuestros pueblos como si de negocios que no dan beneficios se tratara”.

Por su parte, Sandra Ayuso, alcaldesa de Carbonero de Ahusín, se preguntaba “qué hemos hecho los vecinos del medio rural a PP y Ciudadanos para que quieran acabar con nuestros derechos y oportunidades por el mero hecho de haber optado por vivir y trabajar en pequeños núcleos de población”. “No vamos a permitir que se siga jugando con nuestro futuro y que quienes llevan más de 30 años al frente de la Junta sin haber tomado medidas efectivas para evitar la sangría poblacional que vivimos en nuestros pueblos, quieran abocarnos a la desaparición”.

En la misma línea, Diego Hernández, alcalde de La Matilla, aseguró que “quienes vivimos en el medio rural no nos resignamos a convertirnos en ciudadanos de segunda. En la Junta, sin embargo, sí parecen haberse resignado a que nuestros pueblos sigan perdiendo población y a que cada vez seamos menos los jóvenes que intentamos abrirnos camino en la tierra que nos vio nacer a nosotros o a nuestros padres”. “Quienes vivimos en los pueblos tenemos derecho a contar con atención sanitaria,  tanto de personal de Enfermería como de facultativos, de manera presencial y con una regularidad preestablecida. No pueden jugar con nosotros y convertir la cobertura sanitaria en nuestros pueblos en un servicio a la demanda, con consultas vía telefónica”.

Los alcaldes y concejales socialistas instan a la Junta de Castilla y León a sentarse con todos los grupos políticos con representación parlamentaria, con los profesionales sanitarios, con expertos en ese ámbito, con el tejido asociativo del medio rural y con quienes viven en él, para implementar las medidas que garanticen el derecho a una sanidad pública de calidad, “dando marcha atrás en este camino que han emprendido hacia el desmantelamiento y erradicación de ese derecho fundamental”.