Publicidad

La semana pasada, el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cuéllar anunciaba el paquete de medidas de reactivación económica para esta crisis del covid-19. El grupo municipal de oposición del PP no ha hecho esperar su reacción y ha manifestado “desilusión” ante las expectativas sobre este área. Así lo ha expresado su portavoz Nuria Fernández, que recuerda que antes de estas reuniones hubo un compromiso “para seguir pensando”. La portavoz popular recuerda que en estos dos meses de crisis su intención fue la aportar ideas y convocar ua comisión para decidir entre toda la corporación qué hacer para ayudar a empresas y comercios. En una de las reuniones anteriores a la última celebrada, los populares mostraron unas propuestas que debían estar ajustadas a la ley, según se les solicitaba desde el equipo de Gobierno.
En el examen del presupuesto que se realizó en los encuentros anteriores, los populares echaron de menos “un margen” que deja el superávit a pesar de los ingresos que se están dejando de percibir y contando con inversiones que podrían esperar según su criterio. Recuerda que obras como la Plaza de La Cruz, que ha seguido con el orden natural de licitación a excepción de las semanas de trámites paralizados, podrían haber esperado a otro momento para reinvertir esas partidas. “Creemos que el margen depende de la voluntad política”, explica Nuria Fernández. En este último encuentro, según cuenta la portavoz, comprobaron que ese margen quedaba reducido escuétamente a una cifra alrededor de los 200.000 euros. No obstante, lo que ha llevado a los populares a la “desilusión” es, como explican, ver que de las propuestas que se pusieron sobre la mesa, la mayoría se han desechado, “algo que también depende de la voluntad política”, explica Fernández.
Detalla las medidas anunciadas por el equipo de Gobierno; el plan de empelo al que destinarán 60.000 euros es, a su juicio, “un plan de contratación y no de empleo, porque para ello hay que hacer un estudio de los sectores más afectados, ver qué perfiles se necesitan y pensar cómo realizar el plan”; “esto solo será un parche”, asevera Fernández. Ante la inversión de 10.000 euros para reactivar el comercio, la líder de los populares asegura que es necesario primero un protocolo para el ciudadano “que devuelva la confianza al comercio cercano e informe a los vecinos de qué hacer desde que salen a su casa hasta que llegan a los comercios, con unas pautas concretas”, comenta. Afirma que debería conjugarse todo en una gran campaña de marketing específica y realizada por empresas especializadas, que esté totalmente planificada y enfocada al comercio y empresas de Cuéllar para obtener el mejor resultado. La edil reiteró el concepto de confianza recíproca que se debe dar entre el empresario y el consumidor, clave para la reactivación.
La concejal del PP habla de estas propuestas que sobrepasan los 70.000 euros como un paquete de medidas “insuficientes”. “Hay que profundizar más y negociar, hay que dar la mano a los empresarios y tirar para salir adelante”, comenta. Resume el sentimiento del grupo municipal de oposición en “desilusión” al ver que estas medidas están lejos de la realidad y las propuestas aportadas por su grupo.
Las medidas aún no se han implementado pero la sensación transmitida desde el PP es de que estas no se ajustan a las necesidades de Cuéllar.