el espinar pleno
Sesión plenaria correspondiente al mes de marzo en el Ayuntamiento de El Espinar. / E.R.

Figuraba como la última de las proposiciones en el orden del día del pleno ordinario del mes de marzo en el Ayuntamiento de El Espinar, pero fue el momento que todos esperaban. Unos, los que firmaban, para señalar que “desde hace años el 8 de marzo se ha convertido en una fecha manipulada ideológicamente, utilizada como arma arrojadiza en una guerra de sexos que envenena la sociedad”, y otros, como el PSOE, para pedir la cabeza de la concejala de Igualdad y pedir responsabilidades al alcalde, Javier Figueredo, por tener en su equipo de Gobierno a una persona que “se posiciona en contra de los derechos de las mujeres”.

La proposición de Vox, que pedía que el 8-M fuera declarado el Día Internacional de las Victimas del Covid-19, no prosperó con el rechazo unánime de todas las demás fuerzas políticas. A lo que tampoco se sumó el partido que lidera Montserrat Sanz Solís fue a la moción conjunta de PP, PSOE, IU y Cs para la conmemoración del Día Internacional de la Mujer. Esta moción, en la que se acordó entre otras cosas “avalar la manifestación del 8 de marzo con el fin de continuar avanzando en la implantación de una igualdad de oportunidades real y efectiva” fue aprobada.

Desde los partidos de la oposición, PSOE e IU, propusieron acciones más concretas presentado una moción conjunta que solicitaba un Plan de Igualdad dentro del Ayuntamiento, formación continua en materia de igualdad y específicamente sobre discriminación asociada al género para familias, jóvenes y colectivos y la inclusión de un aparatado específico para este asunto en la página oficial del Consistorios. La moción fue aprobada con los votos a favor de todos los partidos menos de Vox.

El otro punto del día que suscito gran parte del debate fue el Proyecto para áreas de aportación de residuos y la adenda al acuerdo de colaboración entre el Consorcio Provincial de Medioambiente y el Ayuntamiento para la instalación de dos áreas de aportación de residuos. Este punto, que fue defendido por Jesús Gascón como concejal de Medioambiente, buscaba la aprobación para construir dos puntos limpios nuevos, uno en Los Ángeles de San Rafael y otro en La Estación. Según lo expuesto, el presupuesto de 16.000 euros era financiado en un 33% por el Ayuntamiento y en un 67% por el Consorcio, teniendo que asumir el Consistorio cualquier desviación o modificación presupuestaria.

El tema quedó finalmente sobre la mesa al aportar Alicia Palomo, líder del PSOE, pruebas de que el acuerdo con el Consorcio se encontraba extinto y El Espinar no figurar entre los municipios adheridos. Gascón no pudo aportar una respuesta convincente a este interrogante, ni a la falta de un informe jurídico en el proyecto por lo que el tema quedó sobre la mesa para el siguiente pleno o para cuando se tenga toda la información.

PP, Vox y Cs piden una solución al tráfico de San Rafael

Desde los partidos que forman el actual equipo de Gobierno presentaron una proposición para instar al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana a destinar parte de los fondos europeos de recuperación y resiliencia en la variante de la nacional VI por su paso por San Rafael. “Necesitamos una solución a los accidentes mortales que por desgracia ya hemos tenido que sufrir, gobierno tras gobierno, siempre desde este Consistorio se ha pedido una solución y no ha habido ninguna respuesta”, explicó Javier Figueredo, alcalde de la localidad.

La moción fue aprobada a pesar de la falta de consenso entre los partidos (PSOE e IU se abstuvieron). Los socialistas presentaron una batería de enmiendas para ser incluidas en el texto que no terminaron de convencer a los firmantes de la propuesta. El punto de discrepancia fue “instar a la Junta de Castilla y León a cumplir el acuerdo plenario y buscar una solución junto al Gobierno central”.

Diariamente atraviesan San Rafael más de 1.300 vehículos pesados, un problema que los vecinos llevan sufriendo desde hace más de 15 años y que lejos de solucionarse empeora cada día. “Necesitamos una solución que por fin traiga la paz y tranquilidad que debería ser el vivir en nuestro entorno y no que el permanecer aquí sea una tortura para los oídos y para la salud, incluso al respirar, con un impacto medioambiental demoledor”, explicó Figueredo, muy implicado en este asunto desde el inicio de su legislatura.