Alcalde y concejales en un pleno anterior celebrado en el Consistorio de la villa de Cuéllar. / C.N.
Publicidad

La sesión de pleno celebrada ayer en el Ayuntamiento de Cuéllar tuvo como puntos del orden del día anteriormente anunciadas dos modificaciones presupuestarias, una por suplemento de crédito y otra de crédito extraordinario. Tras realizar el sorteo de mesas electorales para las próximas elecciones generales de noviembre, se expusieron dichas  modificaciones.

La primera de ellas, por suplemento de crédito, son partidas para las que no existe consignación suficiente; el interventor detalló las partidas insuficientes para las que se consignó crédito, como por ejemplo, para la obra de la cubierta del Albergue de La Magdalena, para el que se suplementan 3.261,35 euros. Sumadas a las reparaciones en Andrés Reguera, la ayuda a la AECC, la redacción del proyecto SUM 6, un sistema de control presencial de personal municipal y ls medidas de seguridad en dos inmuebles de San Julián, las cifras ascienden a 90.280,95 euros.

Para los grupos de oposición de Ciudadanos y del PP, tales modificaciones deberían contemplarse de manera individualizada, para poder así  votar a favor o en contra de manera adecuada, ya que así, “unas partidas no tienen que ver con otras”; se muestran a favor de unas y en contra de otras, lo que no se traduce en el voto. El alcalde de la villa explicó que de manera formal ha de ser así.

La siguiente modificación de presupuesto, esta vez por crédito extraordinario, pretende asumir gastos para los que no existe consignación alguna.  En este punto se incluye la compra de maquinaria de jardinería, mobiliario para la vía pública, mobiliario para la nave de servicios municipales del polígono de Malriega, el asfaltado de calles en los barrios y el alumbrado de la Plaza de Toros. En total, la modificación de crédito extraordinario supera los 248.000 euros. Para esta consignación se detrae por completo la partida que el anterior equipo de Gobierno asignó a la adquisición del Convento de Trinitarios, concepto que Nuria Fernández, como portavoz del grupo municipal, criticó con firmeza. Aseguró que se trata de un “atropello”, que se está yendo “en contra del patrimonio de la localidad” y que se está “perdiendo una oportunidad”; “ver a cero la partida de Trinitarios me causa tristeza”, añadió la edil. Carlos Fraile añadió que hay muchos inmuebles en la villa en mal estado y de gran valor patrimonial, y que así se lo trasladarán a la Consejería, sin tener que decantarse por uno solo. Igualmente, la portavoz del PP mostró su desacuerdo en la detracción de la partida de la obra de accesibilidad del Ayuntamiento, de la que el alcalde aclaró que solo se pospone, y que el “orden de los factores no alterará el producto”.

Finalmente, las dos modificaciones planteadas en este pleno extraordinario salieron adelante con los votos del equipo de Gobierno del Ayuntamiento, formado por PSOE e IU-UP, y el apoyo añadido de Centrados, representado por Borja Sanz en el pleno.

DESACUERDO ANTE LA ADAPTACIÓN DEL LOCAL DE NIÑAS HUÉRFANAS

Ante la consignación de 187.544,99 euros para la adecuación de la planta baja de las viviendas de Niñas Huérfanas, donde se pretenden trasladar dependencias municipales ante la obra de accesibilidad del Ayuntamiento, el PP mostró su desacuerdo. Nuria Fernández argumentó su disconformidad con la idea de que el vivero de empresas, en el Palacio de Pedro I, está capacitado para acoger al personal durante el periodo de obras. Asegura que es de mayor superficie que el planteado en Niñas Huérfanas, con 295 metros cuadrados, y no ve viable estraer la Oficina Técnica del Consistorio cuando tiene “tanta relación con otras áreas del Ayuntamiento”, como son Secretaría e Intervención.

El alcalde de la villa, por su parte, aclaró que el Palacio de Pedro I no puede acoger a 22 trabajadores, dos personas de prácticas y siete concejales durante seis u ocho meses de obra. Asimismo, explicó de nuevo que con el hueco del ascensor instalado, desaparecerán tres puestos de trabajo físicos, y que si ya hay carencia de espacio, la reincorporación sería más compleja aún. Reiteró que es fundamental que este traslado se realice con garantía de servicio digno a los vecinos, de que la red de la sede electrónica funcione de manera óptima y de que exista cierta privacidad para las consultas y atención en determinadas áreas. Así, la idea de adaptación del local continúa hacia adelante.