El partido animalista Pacma quiere acabar con las becerradas

Ha anunciado que solicitará a la Junta y al Ayuntamiento de El Espinar una reunión para tratar de abolir estos festejos populares

547
La portavoz del Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma) Laura Duarte (c) durante la presentación esta mañana frente a la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia de su campaña de acción y presión social contra las becerradas del municipio segoviano de El Espinar. EFE/Pablo Martín
Publicidad

El Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma) ha iniciado una campaña que tiene como objetivo acabar con la celebración del más de un centenar de becerradas taurinas que tienen lugar en España, al considerar que conllevan maltrato animal.

La portavoz de Pacma, Laura Duarte, dijo ayer que el inicio de esta campaña, presentada en Segovia, se ha focalizado en la becerrada de El Espinar porque se trata de “un ejemplo de las muchas que se celebran en España, con la intención de prohibir este tipo de festejo como se lo logró con el Toro de la Vega”. De hecho, dijo haber pedido un encuentro con el nuevo alcalde de El Espinar, Javier Figuerero (PP), para solicitarle que suspenda la becerrada del próximo 25 de julio. Pacma abrirá una página web para recoger firmas y pedirá la colaboración ciudadana para documentar las becerradas en toda España.

Según Duarte, es necesario contar a la gente “en qué consiste este festejo donde los mozos del pueblo, acuchillan y maltratan a los pequeños becerros, apenas más grandes que un perro mastín”. Asimismo, la portavoz de Pacma aseguró que “puede ser el primer objetivo para poner fin a la tauromaquia en España”.

Además avanzó que ha presentado un escrito ante la delegación territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia en el que solicita datos de cuántas becerradas fueron autorizadas en 2018 y comprobar si coinciden con las estadísticas taurinas.

El pasado mes de diciembre, la Junta sancionó al Ayuntamiento de El Espinar con una multa de 5.400 euros por las irregularidades cometidas en la becerrada celebrada en julio del año pasado.