El Paraíso, refugio e inspiración

Así es como llama el escritor e historiador segoviano, Eduardo Juárez, al Real Sitio de San Ildefonso, el escenario de buena parte de sus libros y artículos de divulgación

El escritor segoviano Eduardo Juárez acaba de publicar su último libro, ‘Desde el paraíso’. / EDUARDO JUÁREZ
El escritor segoviano Eduardo Juárez acaba de publicar su último libro, ‘Desde el paraíso’. / EDUARDO JUÁREZ

Es doctor en Geografía e Historia, profesor y escritor. Eduardo Juárez se adentró en el mundo de la literatura con apenas 12 años, cuando se presentó a un concurso de cuentos. ¿Su objetivo? Que su padre, un lector empedernido, pudiera leerlo. Aunque trabaja en Madrid y viaja por el mundo, es un segoviano anclado a su tierra, el Real Sitio de San Ildefonso, el lugar que considera su “paraíso” y que es su fuente de inspiración particular.

“Llevo toda mi vida escribiendo”, declara. Juárez ha publicado 16 libros, más de 35 publicaciones académicas y cerca de 200 artículos en ‘El Adelantado’, uno de los múltiples medios con los que colabora. Para él, escribir es una diversión y, sobre todo, “una necesidad profesional”, para divulgar su otra gran pasión, la investigación.

En ocasiones, habla sobre la muerte, algo que le parece “incluso divertido”. No obstante, son los viajes en la historia los que realmente le atraen. Defiende la importancia de dejar libre la mente para que esta viaje en el tiempo, de ahí que el movimiento sea su principal motor para escribir. Es de las personas que cree que hay que estar en cambio constante. “Si pienso cómo era hace diez años, no me reconozco”, lo que le enorgullece.

Siempre le ha interesado el pasado. Y no es para menos. Es de una provincia como Segovia, “que tiene una conexión evidente con la historia”, afirma el escritor. Pero no solo le gusta la historia. Se considera “un matemático en potencia”.

Aunque bromea con la idea de que la gente piense que los literatos “están locos”, el segoviano asegura que “la historia tiene que formarse en el estómago del escritor y son los personajes los que toman las decisiones”. Así, Juárez se convierte en un espectador de lo que sucede en su cabeza.

Acaba de publicar su último libro, ‘Desde el paraíso’, una concatenación de 101 artículos. En forma de microcuentos, recoge las ideas que planean en su mente cuando pasea por el Real Sitio con su “compadre”, el señor Bellette, como él lo llama. En esta obra hace lo que mejor se le da, conectar recuerdos del pasado con el presente.

Reconoce que la actual crisis sanitaria ha hecho que la gente redescubra la escritura. Esto es lo único positivo que saca de una pandemia que estuvo a punto de costarle la vida. Enfermó en la primera ola y salió de la UCI el 3 de abril de 2020 con una forma de ver la vida totalmente distinta. Desde entonces aplica ‘el Carpe Diem’.

Fue en ese momento cuando viajó más que nunca. Desde la cama de la UCI intentaba protegerse de “la locura de ver a gente morir”, por lo que su mente se escapaba al vado de Oquendo: su refugio.

Si tuviera que escoger entre escribir y dar clase, haría las dos cosas a la vez, “escribiría dando clase”, bromea. Sus obras confirman que la literatura es el mejor camino que ha encontrado para compartir lo que siente.