Miguel Aparicio López, nuevo alcalde de la localidad. /E.A.
Publicidad

El socialista Miguel Aparicio López ya es el nuevo alcalde de Ituero y Lama, después de que una moción de censura que ha contado con el apoyo de los populares, haya desalojado del sillón de la Alcaldía a la independiente Beatriz Ortega. PSOE y PP han alcanzado un acuerdo “lógico”, “que garantiza una estabilidad en la gobernabilidad y gestión del municipio”, según explica el alcalde.

Los resultados de las últimas elecciones municipales del pasado mes de mayo configuraron la corporación municipal de Ituero y Lama de la siguiente manera: PSOE (tres concejales), PP (dos concejales) y Solución Vecinal (dos concejales). El apoyo de los populares a la candidata independiente permitió que asumiera la Alcaldía. Sin embargo, las fricciones y discrepancias en el seno del Ayuntamiento no han tardado en llegar, y después de unos meses, el grupo socialista ha alcanzado un acuerdo con el popular para presentar una moción de censura, que fue aprobada en un pleno extraordinario el pasado jueves, en el que Miguel Aparicio López fue nombrado nuevo alcalde.

El equipo de Gobierno ya se ha formado y socialistas y populares copan casi por igual las concejalías y tenencias de Alcaldía. Así, Laura Rubio Valverde (PP) es la primera teniente alcalde, concejala de Agricultura y Ganadería, delegada de la zona del casco histórico de la localidad y sexmera de la Comunidad de Villa y Tierra de Segovia; José Manuel Álvarez Basterrechea (PSOE) es el segundo teniente alcalde, concejal de Personal y Mantenimiento, delegado del núcleo de Cerca Nueva y representante de la Entidad Urbanística de Conservación de Cerca Nueva; Begoña Garcimartín Pastor (PP), es la tercera teniente alcalde, concejala de Cultura y Festejos, y representante en la Mancomunidad Interprovincial Castellana, y Pilar Martín Moreno (PSOE), es la concejala de Asuntos Sociales y delegada del Coto de San Isidro. El alcalde, por su parte, es además el representante del pueblo en el grupo de acción local Segovia Sur.

Aparicio López reconoce que el pleno en el que fue elegido regidor, “no fue un momento agradable para nadie”, pero “transcurrió de forma civilizada y sin incidentes”. “Nos hemos puesto de acuerdo los dos grupos mayoritarios que ganamos las elecciones y se ha producido ahora lo que hubiera sido lógico en un primer momento. Hemos llegado a un acuerdo para gobernar juntos el resto de la legislatura”, afirma el alcalde.

En su discurso de investidura, Miguel Aparicio señaló que comienza “una nueva etapa” en el municipio, “resultado de la voluntad expresada en las últimas elecciones municipales, con un mandato ciudadano claro y contundente”. El alcalde se compromete a llevar a cabo las propuestas que los grupos mayoritarios que conforman el Gobierno presentaron a las elecciones y que consensuará toda su acción de gobierno. También insistió en su intervención en que el nuevo equipo actuará anteponiendo los intereses de “todos” los ciudadanos del municipio, independientemente del núcleo de población en que se encuentren.

En relación a los “problemas” que afrontará en estos primeros meses de mandato, Aparicio López considera prioritarios: el abastecimiento de agua potable en el casco histórico, eliminando el fibrocemento y modernizando toda la red; la ejecución de las obras de la calle Reus; la definitiva ejecución de las obras de urbanización pendientes del Coto de San Isidro y la puesta en marcha de la Entidad Urbanística en la Cerca Nueva y el comienzo de su actividad para resolver los problemas por los que fue creada.

También se abordará de forma inmediata la elaboración de un reglamento de funcionamiento del pleno del Ayuntamiento, que al igual que en otras instituciones similares fije las reglas de comportamiento y los derechos y obligaciones de todos los intervinientes en el mismo.