21 1 WEB 2
Isla de reciclaje de la SG-500 donde se depositaban vertidos ilegales. / E. A.

Sacos con escombros, tuberías, palés, macetas, neumáticos, botes de aceite, muebles, colchones, garrafas o bolsas con restos vegetales son algunos de los residuos que los operarios del Ayuntamiento retiraban habitualmente de la isla de reciclaje que se encontraba en la SG-500, por encima de la Plaza de Toros de El Espinar.

Concretamente, esta isla ha sido una de las más conflictivas en los últimos tiempos. Alejada del centro del pueblo y en un lugar de paso para vecinos, turistas y trabajadores, no era raro encontrar cualquier tipo de desecho. Sin embargo, desde esta semana ya no se podrán depositar allí los residuos, ya que el Consistorio la ha desmantelado y trasladado a otros puntos.

“Desde el Consorcio de Medioambiente llevaban tiempo reclamándonos que los residuos que allí se recogían no eran de uso doméstico (cartón, vidrio o envases) sino que eran de uso profesional o industrial y que debíamos poner una solución. Por la SG-500 pasan muchos trabajadores y era un punto muy utilizado para tirar materiales que debían de ser reciclados”, explica el concejal de Medioambiente, Jesús Gascón.

Los cubos que allí se encontraban han sido trasladados a la zona de ‘Las Peñitas’ y a la Plaza de la Corredera para que los vecinos puedan hacer un uso correcto de ellos y dejaran de ser un lugar de vertidos ilegales.

El municipio de El Espinar cuenta con un total de 33 islas de reciclaje distribuidas entre los cuatro núcleos. Aunque por ratio de población (El Espinar supera por poco los 10.000 habitantes) el número correspondiente de islas debería ser menor, el Consorcio entiende la dificultad que supone que la localidad esté dividida en cuatro núcleos tan distantes, por lo que concede más puntos de reciclaje de lo normal, facilitando la vida a todos los vecinos.

El problema de los residuos, sin solución

Los residuos en El Espinar se han convertido en un problema constante. Al principio, desde el Ayuntamiento deslizaban que se trataba de “cuatro vecinos incívicos”. Luego se apuntó a la teoría de que, tras el estado de alarma, se habían realizado muchas limpiezas de garajes y trasteros y que por eso se habían generado tantos residuos. Y, ahora, la solución ha sido la retirada de una isla completa de reciclaje para evitar vertidos ilegales.

La realidad es que desde hace meses a nadie en la localidad le extraña ya ver junto a los contenedores cualquier objeto susceptible de ser reciclado. La población de El Espinar ha crecido mucho en los últimos meses y esto ha provocado que el municipio genere muchos más residuos que deben ser recogidos y trasladados.

“Actualmente hay un brigada de limpieza que trabaja diariamente en la recogida de vertidos ilegales y desperdicios. Hay un equipo de operarios municipales que, en vez de dedicarse a sus tareas, tiene que recorrer todos los núcleos recogiendo la basura que se abandona”, explica Jesús Gascón, a la vez que asegura que en El Espinar todos los RSU se reciclan correctamente en los lugares apropiados.

En El Espinar existe un servicio de recogida domiciliaria totalmente gratuito para objetos voluminosos, muebles, colchones, etc.; y el incumplir de las normas conlleva sanciones que van desde los 250 a los 750 euros. Desde el Consistorio aseguran que ya se está sancionando a quien incumple las normas y persiguiendo a las empresas que depositan materiales ilegales.

“El pasado lunes se trabajó exhaustivamente en la limpieza de todas las islas de reciclaje, el jueves su estado vuelve a ser lamentable. Son muchos los que no quieren ver nuestro pueblo sucio y lleno de basura, pero hay otras personas que se empeñan en hacer las cosas mal y nos perjudica a todos”, apuntan desde el Ayuntamiento, que ha abierto un canal de denuncia para que los vecinos comuniquen cualquier abandono ilegal.