El Liceo Glinka presenta su proyecto de Escuela de Música en San Rafael

Los pianistas Laura Pérez y Enrique Bernaldo de Quirós son los creadores del primer centro de alto rendimiento dedicado a la música en San Rafael, en el que imparten formación de calidad a sus alumnos

El Liceo Glinka, una iniciativa cultural impulsada en el núcleo espinariego de San Rafael por los pianistas Laura Pérez y Enrique Bernaldo de Quirós, pone en marcha su proyecto pedagógico con la apertura de la Escuela de Música de Alto Rendimiento, que viene a complementar la programación de conciertos y tertulias que venía ofreciendo desde el año 2019.

Un profesorado altamente cualificado y en constante perfeccionamiento es la seña de identidad de la Escuela, que ofrece, de entrada, cuatro especialidades: piano, violín, violonchelo y canto, así como formación complementaria de lenguaje musical y coro.

La filosofía de este proyecto pedagógico es obtener el máximo rendimiento del alumno, gracias a un trato personalizado y a la elaboración de unos contenidos que se adaptan personalmente a cada estudiante, independientemente de su edad o nivel inicial de conocimientos. La Escuela ofrece, además, la posibilidad de tomar clases online, modalidad que se adapta a las contingencias sanitarias actuales.

El claustro de profesores está compuesto por los mencionados Laura Pérez y Enrique Bernaldo de Quirós en la especialidad de piano; Desislava Karamfilova en la de violín; Stamen Nikolov en la de violonchelo y Miguel Alonso en la de canto. Toda la información de la Escuela se encuentra en la página web de Liceo Glinka (liceoglinka.com) que actualmente cuenta con ocho alumnos.

“No pretendemos tener muchos alumnos, sino alumnos realmente interesados en aprender a tocar un instrumento y que buscan una formación de calidad. Las características de nuestro espacio nos permiten asumir unos veinticinco alumnos. Si un día llegamos a esa cifra, tal vez nos planteemos ampliar nuestras instalaciones”, explica Laura Pérez.

Un proyecto nuevo e innovador y que cuenta con el aval de grandes profesionales. “El proyecto de la Escuela se presentó el pasado mes de enero y aún es pronto para hacer valoraciones en profundidad. Hemos visto bastante interés, que ya se ha traducido en alumnos. Son tiempos difíciles para las nuevas iniciativas. Hay mucha incertidumbre, limitaciones de movimiento, desconfianza en el porvenir. No obstante, nosotros nos mostramos optimistas y creemos que la música, el arte y la cultura en general nos ayudarán a superar este bache y el Liceo Glinka estará ahí para aportar su grano de arena”, asegura la pianista.

Laura y Enrique son dos enamorados de la localidad espinariega. “Decidimos establecer en San Rafael nuestra residencia. Llevábamos muchos años viviendo en Mallorca, pero un día visitamos San Rafael y nos quedamos fascinados por el lugar. Nuestra intención era crear un espacio cultural y educativo en este entorno, contribuyendo con nuestra experiencia en beneficio de la localidad”, concluye.