Degustación del jurado profesional en la sala cultural. / C.N.
Publicidad

San Miguel está a la vuelta de la esquina y con él llega el concurso de tapas de cada año. Este año participan doce establecimientos hosteleros de la localidad, tres menos que el año anterior, que tendrán que preparar sus tapas para consumo del público del 27 al 29 de septiembre.

Los doce hosteleros locales presentaron sus tapas el pasado jueves por la tarde para degustación del jurado popular. La cita tuvo lugar en la sala cultural Alfonsa de la Torre, donde se dispuso todo lo necesario para la cata. La concejal de Turismo, Maite Sánchez, dirigió unas palabras a los presentes antes de comenzar la cata. Esperando “que los bares se llenen”, la concejal pidió disculpas por la premura de la organización provocada por el cambio de Gobierno local. La organización de las fiestas y ahora San Miguel ha sido rápida, y la edil lo reconoció: “teníamos que haberos dedicado más tiempo y para el año que viene  fijaremos una fecha con mucha más antelación, para negociar cómo veis vosotros el concurso y cómo podemos empujarlo un poco”, señaló. Sánchez quiso ser sincera, así lo explicó, y habló del descenso del número de participantes esta edición. No obstante, manifestó su deseo de que todo el mundo “salga a la calle a disfrutar de la fiesta de San Miguel y de vuestras tapas”.

El jurado popular entrará en el sorteo de tres comidas para dos personas
con sus votos

Así comenzó la cata, en presencia de los patrocinadores Mahou, que también formaron parte de un jurado que completaron la concejal de Turismo y Tomás Marcos, teniente de alcalde. Las propuestas de este año son variadas y de todo tipo, con elaboraciones para todos los gustos. Los bares y pinchos participantes son: Restaurante Bar-Chaplin con “Mini hamburguesa de la casa”;  Bar Naipe con “Bocadito de sabor”; Bar Cantábrico con “Sardina del Norte”; Burguer Piscis con “Todavía no lo sé”; Bar El Pícaro con “Barquito”; Pastelería Delicias con “Falsa torrija”; Bar La Gaviota con “Marranada”; Café Estival con “Falso risotto de otoño”; Bar Yon-ba con “Crepeando”; Bar Las Aldabas con “Gyoza caramelizada”; La Estación con “Bocado de Ibérico”; y Micasa Restaurante con “Carrillada con aroma de la ribera”.

Los hosteleros allí presentes pudieron degustar las tapas de sus compañeros en un espacio dispuesto para ellos. A su lado pero separados por un biombo, lo hicieron los miembros del jurado profesional, que con esta separación confirmaron una votación justa basada solo en criterios de gusto, calidad y estéticos.

Los cuellaranos podrán degustar las tapas de concurso del 27 al 30 de septiembre, y votar por su favorita también durante el fin de semana festivo. El precio de la tapa esta edición es de 1,50 euros.