Desde el viernes a las 22.00 horas hasta el domingo a las 21.00, los vecinos de Fuentes han permanecido con el suministro de agua cortado. Dyego Cáceres, representante de la entidad local, narra la experiencia que le involucra a él y a un técnico de Aquona que hasta en tres ocasiones tuvo que ser rescatado de la nieve con un 4×4 para acabar con la avería y dar solución y abastecimiento.

El colector de agua de Lovingos, en una garita poco aislada, estaba completamente congelado e impidió el suministro de agua. La solución pasaba por poner en marcha en antiguo depósito que procede de manantial, pero al ir a ponerlo en funcionamiento, la bomba no estaba.

Desde Escarabajosa y con todo el temporal, operario y representante pudieron colocarla de nuevo, dándose casi por vencidos al ver que el agua no llegaba hasta los hogares. Hora y media después concluyó el calvario y volvió el agua hasta Fuentes de Cuéllar. Cáceres reconoce el esfuerzo del operario y lucha ahora porque la bomba del antiguo depósito se quede donde está para tener un apoyo en caso de que falle el general, del que están pendientes de que se repare por completo y se instale una fuente de calor contra la congelación.