Vista general de la presa de La Muña. Fotografía: Miguel Angel Fernández

Las máquinas enviadas por el Gobierno, a través de la Confederación Hidrográfica del Duero iniciaron en el día de ayer, por sorpresa, el proceso de demolición de la centenaria presa de La Muña, en el segoviano pueblo de Navafría, según manifestaron a El Adelantado fuentes próximas a los hechos: vecinos perjudicados por esta acción unilateral y miembros del colectivo Aguaiuris que califican la situación no sólo de manifiesta irregularidad sino como ilegal o paralegal y, en cualquier caso, en contra de los habitantes de la zona a quienes se les ha dado la espalda.

A la «agresión» del Ministerio de Medioambiente encabezado con carácter interino por Teresa Ribera se han unido, parcialmente, activistas ultraclimáticos que jalean la estrategia del Ministerio y cuestionan los valores económico, ambiental, arquitectónico y conservacionista de la presa defendidos por los vecinos de la comarca según precisaron las mismas fuentes a este periódico.

La Presa de la Muña (también conocida como Presa de Torreval o Presa Vieja de Navafría o Fábrica de la Luz de Torre Val de San Pedro) está situada a unos 1.800 m en el término municipal de Navafría (Segovia), en el paraje de La Muña. Es una presa que data del año 1904, que se construyó en mampostería y sillería con la finalidad de dotar de agua para producir energía hidroeléctrica, pero desde hace años esta presa también sirve para facilitar de agua tanto al ganado que rodea la zona, como a la fauna silvestre y flora. Está protegida e incluida en el catálogo de Patrimonio Industrial de la Diputación de Segovia: Instituto de la Cultura Tradicional Segoviana Manuel González Herrero.

Según declaraciones de representantes de Aguaiuris «En este momento acaban de destrozar parte del muro dañando su infraestructura, provocando la salida de limos y sedimentos con arrastre de lodos que llevan 120 años depositados. Esta acción está generando que se quede sin agua la balsa por lo que se está contaminando el agua de los pueblos río abajo, además en las próximas horas ante la bajada del nivel de agua van a comenzar a morir muchos peces que se van a quedar atrapados en el lodo.»

El Gobierno cumple su amenaza e inicia el desmantelamiento de la presa de La Muña, en Navafría
Fotografía: Miguel Angel Fernández

Pilar Esquinas, de Aguaiuris indica que aunque CHDUERO diga que «esta actuación estaba incluida dentro de los trabajos que la CHD desarrolla para la conservación, mantenimiento y mejora de cauces en la provincia de Segovia, con la finalidad de restituir el dominio público hidráulico y tras haberse emitido por parte del Organismo una resolución de extinción de derecho del aprovechamiento en 2013», la realidad es que debido a las dimensiones de la presa y a que hay propiedades particulares que rodean el lugar, tienen que realizar un informe de impacto ambiental, además de dar publicidad a la intervención. No hay información sobre la adjudicación de los trabajos en la plataforma de contratación del Estado. No hay solicitud de permisos. Se desconoce las consecuencias de los daños en las aguas de abastecimiento río abajo. Hay peligro de incendio al realizarse las labores en plena ola de calor.

Los principales defensores de la presa, la organización Aguaiuris, insisten en que «la demolición de esta presa que lleva construida en el lugar desde hace 120 años y que está totalmente integrada en el entorno, va a suponer la muerte no sólo de miles de peces, reptiles y anfibios, sino que en estas fechas están en pleno desove y puesta, por lo que el daño ecológico es incalculable. Los agricultores y ganaderos de las fincas limítrofes hacen uso de esas aguas para abrevar al ganado y sus pastos. Así mismo se tiene constancia que en la zona es abundante en este entorno las rapaces como el Milano real, Milano negro, Ratonero común, Alcotán, Gavilán, Cernícalo común, Buitre leonado, Buitre negro, etc., además de especies como el Alcaudón real, Pito real, Chochín, Abejaruco, Cuco, y Zorzal Charlo entre otros. Es importante mencionar que es uno de los pocos sitios del país, en el que es posible la observación de la Cigüeña negra, especie en peligro de extinción, que nidifica en esta zona sobre árbol, siendo usual que construya sus nidos en cortados o paredes rocosas. Esta balsa que genera la Presa de la Muña es vital para la reproducción e hibernación de muchas de estas especies debido al microclima que se genera en la zona.

En lo relativo al bosque de ribera en el que se está interviniendo en el cauce del río Cega, es importante informar que está formado por pinos, encinas, sauces de diversas especies ( Salix purpurea, S. atrocinerea, S. salvifolia, S. triandra, S. alba) así como las alisedas (Alnus glutinosa) de gran importancia para el mantenimiento en estado puro de las aguas del río.

Entre la variada fauna destaca la presencia de mamíferos, como la nutria, el Desmán Ibérico, la Comadreja y el Visón americano que no siendo autóctono, fue introducido recientemente y de forma accidental en la provincia de Segovia. Además de Ginetas, Ardillas, y Ratas de agua que anidan en el borde del curso del agua.

En cuanto a la fauna piscícola, son abundantes la Bermejuela, el Cacho, la Trucha común, la Trucha arco iris, el Barbo, la Tenca y la Gambusia. También es común durante esta época estival la observación de anfibios y reptiles, pudiéndose constatar la presencia del Galápago leproso, o la escasa Salamandra, las abundantes Ranitas de San Antonio, y los Sapos corredor y común. Los Lagartos ocelados, Culebra de escalera, Culebra bastarda y Culebras de agua que también son comunes a lo largo de la zona del embalse de la Presa de la Muña.»

«Por todos estos hechos anteriormente indicados», continúa la representante de Aguaiuris Pilar Esquina, «entendemos que el impacto que se va a producir, así como el daño ecológico al medio ambiente, como a la fauna y flora de este lugar es muy importante y grave. Puesto que la intervención va a provocar que las aguas del río Cega arrastren en su curso en los próximos días, los sedimentos acumulados y colmatados que junto con las elevadas temperaturas, además del escaso cauce que lleva el río en este instante, pueda provocar la contaminación cruzada y peligro de envenenamiento de las aguas curso abajo como ha ocurrido hace pocas fechas en Cervera de Pisuerga en una intervención similar por los mismos actores.

Por este motivo, incidimos que se encuentra totalmente injustificada la intervención, salvo que haya un mero INTERÉS ECONÓMICO por parte de las empresas y funcionarios actuantes.

El Gobierno cumple su amenaza e inicia el desmantelamiento de la presa de La Muña, en Navafría
Inicio de las obras de demolición.. Fotografía: Miguel Angel Fernández

La realización de estos actos lesionan gravemente los derechos fundamentales tanto el de defensa de los interesados al desconocer ningún dato de los contratos, planes de trabajos a realizar ante la falta de publicidad, como el de la seguridad personal de todos los pueblos que se abastecen aguas abajo con captaciones en este curso fluvial, así como el derecho a nuestra salud y la del medio ambiente.

Además de una nula actuación a fin de prevenir dichos hechos y la inexistencia de la apertura del seguimiento del protocolo urbanístico, medioambiental y de salud pública tal como establece la legislación vigente.
Así mismo queremos denunciar que los trabajos de limpieza, tala, movimiento de maquinaria pesada como de actuaciones en zona de alto riesgo de incendio se están haciendo en plena ola de calor, incumpliendo todos los protocolos de actuación establecidos por la ORDEN MAV/743/2023, de 5 de junio, por la que se fija la época de peligro alto de incendios forestales en la Comunidad de Castilla y León.

Esta acción se está realizando en el peor momento del año, ya que en este momento el río Cega no tiene agua y las labores de trabajo están provocando la contaminación cruzada de las aguas del río, corriendo el riesgo de contaminar las aguas de abastecimiento de los pueblos río abajo.

La CHD no está iniciando ninguna fase en el entorno de la presa, ya que han talado muchos árboles y ya han destrozado la presa y el entorno consistente en labores de desbroce del terreno justificando los daños diciendo que es para facilitar el acceso a trabajadores y maquinaria, diciendo que se quiere crear una plataforma de trabajo segura en el cauce, aunque es todo falso ya que el objetivo era hacer daño a la presa.»

El Gobierno cumple su amenaza e inicia el desmantelamiento de la presa de La Muña, en Navafría
Fotografía: Miguel Angel Fernández