carbonero incendio campo tiro las carcavas 5
El fuego ha destrozado parte de las instalaciones. /E.A.

Un incendio registrado en la noche del pasado lunes al martes ha destruido la sede social del “reflotado” campo de tiro Las Cárcavas de Carbonero el Mayor, el más antiguo de la provincia, que después de permanecer cerrado desde el año 2018, se reabrió en el año de la pandemia, sumando ya 60 socios.

Julio Jiménez, uno de los siete impulsores de este campo ubicado entre la localidad de Carbonero el Mayor y la ermita del Bustar, explicaba a esta Redacción que se desconocen las causas que motivaron el fuego, aunque les sorprende que fuera fortuito, ya que se trata de una zona aislada, sin corriente eléctrica y no se han registrado altas temperaturas los últimos días. “Supuestamente ha sido provocado, aunque no queremos elucubrar, y hemos puesto los hechos en conocimiento de la Guardia Civil, que será la que investigue este suceso”, señalaba Julio Jiménez. Los daños ocasionados por el fuego están valorados en unos 17.000 euros.

Gran aficionado del tiro al plato, Jiménez se lanzó en plena pandemia, junto con otros seis, de Segovia y Gomezserracín, a recuperar el campo de Las Cárcavas, abierto desde hace unos 23 años, pero abandonado hace cuatro, y rehabilitado este año. Con una inversión de unos 40.000 euros, han logrado crear un campo con: una máquina multidireccional, espacio para entrenamiento de recorridos de caza, seis máquinas que imitan a especies cinegéticas y una sede social, en la que tenían la oficina, una televisión y el sistema electrónico para el funcionamiento de todas las instalaciones. La sede social es la que ha sufrido las consecuencias del fuego, pero aunque ha desilusionado a los promotores de este campo privado, no les ha parado, y continúan trabajando para poder reabrir Las Cárcavas a mediados del próximo mes de julio.

El pasado 1 de enero de 2022 formalizaron el club de tiro y ya han conseguido un buen número de socios, 60, lo que refleja la afición que hay al tiro al plato en Segovia como en provincias limítrofes. A Carbonero vienen a entrenar muchos aficionados de Madrid, Palencia, Ávila y Burgos, a un campo que ofrece unas de las mejores instalaciones de la zona. Hay que recordar que el que tiro al plato es deporte olímpico y tiene una gran aceptación.

El reto de Julio Jiménez y el resto de promotores es que Las Cárcavas cuente con un foso universal con cinco máquinas, y a corto plazo se acondicionará una nueva sede social. “Mi vida es el tiro al plato”, dice Jiménez, por eso, su ilusión es sumar más socios, mantener el campo de tiro de Carbonero y organizar competiciones.

El campo de tiro al plato de Carbonero el Mayor abre todos los fines de semana, así como los jueves y viernes por la tarde. Aunque ahora permanecerá unos días cerrado, los aficionados podrán volver en unos días a disfrutar de su deporte favorito.