Una madre llega con su hija caminando al CEIP Arcipreste de Hita de El Espinar. / E.R

Normalidad. Esa esa la palabra que definió la vuelta al colegios de los niños de El Espinar. Después de que se suspendieran las clases el pasado lunes existía gran incertidumbre sobre la vuelta en el día de ayer pero la previsión y los trabajos realizados por parte de los empleados municipales durante el fin de semana hicieron que la vuelta fuera con total normalidad.

Durante la tarde del sábado avisamos a los conserjes de todos los colegios para que encendieran y pusieran en marcha la calefacción de todos los centros. Queríamos evitar averías de última hora o que las tuberías se congelaran y que los niños llegaran con las clases frías. Es cierto que debido al Covid-19 las ventanas deben estar abiertas una vez que las aulas son ocupadas pero queríamos que la llegada fuera confortable y sobretodo evitar averías”, explica Myriam del Pozo, concejala de Educación.

Durante el domingo los operarios municipales, ayudados por maquinaria de pequeño tamaño, estuvieron despejando las entradas y accesos principales, abriendo camino en los patios y en las paradas de autobuses para que las rutas escolares funcionaran con normalidad. Además, se llevó a acabo la limpieza del parking del polideportivo para que se pudiera acceder y realizar las clases de educación física.

Los niños han llegado con casi total normalidad. Algunos padres han tenido problemas con los coches a la entrada pero nada grave. Los más pequeños no han podido salir al patio ni acudir al gimnasio pero fuera de eso no hemos tenido más problemas”, explica una profesora del CEIP Arcipreste de Hita a la salida.

Todos los profesores pudieron llegar a sus puestos de trabajo con normalidad a excepción de uno que se encontraba en Madrid y no pudo llegar hasta El Espinar. Las rutas funcionaron con normalidad y puntualidad y no tuvieron que lamentar ninguna incidencia.
Aunque no es competencia nuestra también hemos estado en contacto con la directora del instituto María Zambrano por si necesitaban ayuda. Nosotros les limpiamos la puerta principal y nos comunicaron que la calefacción la encendieron el viernes por lo que las clases también se retomaron sin incidencias”, asegura Myriam.

El Espinar vuelve despacio a la normalidad pese a la nieve
La entrada al instituto María Zambrano limpia de nieve. / E.R

Todos el trabajo previo y la previsión del Ayuntamiento frente al temporal de nieve hicieron que la decisión de aplazar el inicio de las clases al martes no se entendiera en la localidad. “Cuando nos comunicaron que se retrasaba el inicio no lo entendimos. Nosotros teníamos todo preparado para volver el lunes y lo podríamos haber hecho con la mismas normalidad que el martes. Estamos en contacto directo con la dirección de todos los centros y nos explicaron qué necesitaban para retomar las clases y eso fue lo que hicimos. En cualquier caso la vuelta ha sido normal y por suerte no hemos tenido incidencias”, concluye la concejala.