Los operarios de servicios municipales retrasarán su hora de entrada 30 minutos. / C.N.
Publicidad

Esta misma tarde tendrá lugar el tercer pleno ordinario de la legislatura y en el orden del día se incluye la modificación de la jornada laboral del Ayuntamiento, con el cambio a las 35 horas que ya venían demandando los propios trabajadores. Lucía Arranz, concejal de Personal, fue la encargada de explicar cómo ha sido este proceso que comenzó con el anterior equipo de Gobierno.

Los trabajadores del Ayuntamiento y enlaces sindicales solicitaron al anterior Gobierno contar con una jornada laboral de 35 horas semanales. Actualmente, la jornada completa suma 37 horas y media. El ex alcalde, según recuerda la concejal, negó la modificación aunque después “lo firmó muy a largo plazo para que entrara en vigencia en enero de 2020”. La concejal afirma que los trabajadores, con el cambio de Gobierno, volvieron a solicitar la cuestión al nuevo equipo d Gobierno, que les pidió a estos que en estos primeros meses les permitieran estudiar y desatascar todos los temas pendientes, para solucionar este asunto en concreto al inicio del mes de octubre. Así se comprometieron y es ahora cuando se somete a la votación del pleno. Así, los trabajadores del Ayuntamiento contratados a jornada completa, a partir del martes día 1, comenzarán a trabajar 35 horas a la semana.

En los distintos sectores del Consistorio afectará de manera diferente. Para los servicios municipales, la entrada al trabajo se retrasa 30 minutos; no afectará al camión de basuras puesto que cuentan con bolsa de horas que normalmente no cumplen la jornada entera. EL personal de oficina del Ayuntamiento reduce su jornada diaria 30 minutos, por lo que ahora concluirán su trabajo a las 15.00 horas. En la Casa Joven se retrasa la apertura media hora para no tocar el horario vespertino, de mayor uso. En el resto de sectores se está estudiando aún para ver cómo funciona este mes, en el que todavía estarán abierto a cambios. En el sector de Policía Local se plantean más dificultades para adaptarlo y que no interfiera en el servicio, pero las numerosas bajas complican los horarios sin que haya detrimento del servicio. El personal de la Oficina de Turismo también está pendiente de su comunicación para ponerlo en marcha, y para el polideportivo estudian la posibilidad de contratar a una persona extra para los fines de semana o bien recortar media hora de cada día en la que coinciden dos trabajadores.

El cambio afectará a un total estimado de 110 trabajadores con los que cuenta en plantilla el  Consistorio.