Corporación municipal del Ayuntamiento de El Espinar el día de la toma de posesión de cargos.
Corporación municipal del Ayuntamiento de El Espinar el día de la toma de posesión de cargos.

Las elecciones municipales del pasado 28 de mayo otorgaron al Partido Popular de El Espinar una histórica mayoría absoluta. Los vecinos depositaron su confianza en el partido de Javier Figueredo, alcalde de la localidad durante la pasada legislatura y reelegido para los próximos cuatro años. Un total de 2.034 espinariegos eligieron la papeleta de los populares en los comicios, lo que representó un 44,09% del total. Estos datos se tradujeron en siete concejales, los necesarios para gobernar en solitario, dejando atrás los pactos de la anterior legislatura. El objetivo del nuevo equipo de Gobierno ha sido desde el principio olvidar el nivel de crispación política que imperó en el Ayuntamiento la pasada legislatura provocado por un pacto a tres entre PP, VOX y Cs que terminó roto.

Las sesiones plenarias se habían convertido en un campo de batalla en el que los concejales utilizaban todas sus armas para atacar a las formaciones rivales. Sin embargo, la entrada de concejales nuevos en el equipo de Gobierno ha rebajado estas tensiones y una calma tensa se ha apoderado del salón de plenos que ahora recibe a sus integrantes el primer miércoles de cada mes. Con una situación política más calmada era el momento de poner en marcha todos los proyectos que el Partido Popular prometió en campaña y de finalizar otros que se quedaron a medias.

El presupuesto más alto de la historia
La primera piedra sobre la que empezar a construir fue la aprobación de un nuevo presupuesto municipal, pues las cuentas se encontraban prorrogadas desde la anterior legislatura. En un pleno extraordinario celebrado en el mes de agosto, la nueva concejala de Hacienda, María Teresa Muñoz Paya, presentó un proyecto por valor de 13,6 millones de euros, el más alto de la historia de la localidad que fue aprobado con los votos a favor del PP (7), las abstenciones de VOX(1) e IU(1) y los votos en contra del PSOE(4) y que suponía un incremento de 1,7 millones respecto al último presupuesto aprobado. Estas cuentas han estado vigentes durante los últimos seis meses y, ahora, el nuevo equipo de Gobierno deberá presentar un nuevo presupuesto para el ejercicio 2024 que está a punto de comenzar.

Proyectos por ejecutar
Una vez aprobado el presupuesto el equipo de Gobierno comenzó con la ejecución de proyectos pendientes como la nave para servicios municipales cuyas obras ya habían comenzado en el polígono de Los Llanos de San Pedro y cuyo coste ya supera los 800.000 euros. Otro proyecto aprobado en la anterior legislatura, que no depende de recursos municipales, es la pasarela sobre la N-603 a la altura de los Ángeles de San Rafael cuyas obras ya han comenzado. Otro proyecto muy importante prometido en campaña fue la construcción de un edificio multifunción en el mismo núcleo para albergar oficinas municipales, salas recreativas o un nuevo centro médico. Sin embargo, durante los primeros seis meses de legislatura este proyecto aún no ha avanzado más allá de la reclamación por parte del Ayuntamiento de las parcelas en las que está proyectado el edificio.

En San Rafael, las obras en el edificio ‘El Recreo’ continúan su marcha para la construcción de un nuevo Centro Joven y en El Espinar se han cedido a la Junta de Castilla y León los terrenos necesarios para la construcción de un nuevo Centro de Salud. Un proyecto muy demandado por la localidad que, por el momento, se encuentra estancado por no ser competencia de la administración local.

La nueva escuela infantil
Durante estos primeros seis meses de gobierno el proyecto para la apertura de una nueva escuela infantil en el núcleo de El Espinar ha sido el más polémico. El alcalde de El Espinar, Javier Figueredo, se comprometió en campaña a la apertura de una escuela infantil gratuita para niños de 0-2 años. Un proyecto que iba de la mano de la Junta de Castilla y León pero en el que el Ayuntamiento se ha quedado sólo.

El primer problema surgió con el edificio elegido y con la licitación del mismo. Ningún edificio municipal cumplía los requisitos por lo que el Consistorio decidió alquilar uno por valor de 3.000 euros mensuales. Además, al no cumplir los criterios estipulados por la Junta, el personal, así como todo el material, tuvo que ser contratado y comprado por el Ayuntamiento días antes de la apertura del centro. Es cierto que el alcalde se comprometió a abrir la escuela a principios del mes de septiembre y así lo hizo.

Sin embargo, desde la oposición, el partido socialista no pierde oportunidad para criticar dicha institución y recalcar los informes de la Junta con fecha de 19 de junio, 24 de agosto, 15 de septiembre y 17 de octubre en los que se señalan las deficiencias y aspectos a mejorar, así como la pérdida de la subvención para la gratuidad del programa.

Con tres años y medio por delante, el nuevo equipo de Gobierno deberá empezar a poner en marcha los grandes proyectos que prometieron y que aún no han visto la luz, sin perder de vista la gestión del día a día, siempre desde un prisma de mayor calma pues la mayoría absoluta permite al PP tomar sus propias decisiones sin tener que contar con otros partidos como ocurrió en la pasada legislatura.

Prioridad al arreglo de los daños provocados por el paso de la DANA

El pasado mes de septiembre una DANA atravesó todo el país provocando numerosos daños en diferentes puntos de la geografía española. Uno de los puntos más afectados fue la localidad de El Espinar en la que cayeron más de 160 litros por metro cuadrado de agua en apenas 24 horas. Garajes y bodegas inundadas, calles destrozadas, socavones y millones de euros en pérdidas fue el panorama que dejó el paso de la tormenta.

Con el paso de las semanas, el Ayuntamiento y sus técnicos elaboraron los informes necesarios para cuantificar las pérdidas que ascienden a más de 6,2 millones de euros. Esta desorbitada cifra ha provocado que muchos proyectos municipales pasen a un segundo plano y desde el Consistorio den prioridad máxima al arreglo de calles, asfaltado, y a la renovación de todo el mobiliario público dañado.

La semana pasada la Junta de Castilla y León aprobó una subvención de 350.000 euros para colaborar en el arreglo de calles pero la ayuda más importante debería venir del Gobierno, si la localidad fuera declarada como zona catastrófica. Desde el Ayuntamiento han realizado todos los trámites necesarios pero aún no han obtenido respuesta.

Las últimas informaciones pasan por las peticiones de información al ejecutivo nacional desde el Ayuntamiento y la subdelegación del Gobierno en Segovia, en las que se solicitaba la confirmación definitiva de si el municipio está incluido dentro de esas zonas declaradas catastróficas o no.

Hasta conocer si el municipio recibirá más ayuda todos los grandes proyectos se encuentran paralizados, pues si es el Ayuntamiento el que finalmente tiene que hacer frente a los costes de todas las reparaciones el presupuesto para el año 2024 se verá muy mermado. Cabe señalar la buena salud de las arcas municipales de las que podría salir el dinero, que cuentan con un balance muy positivo heredado de la gestión realizada en anteriores legislaturas.