proyecto piscina
El alcalde de Cuéllar, Carlos Fraile, y el concejal de Hacienda, Tomás Marcos, presentaron el proyecto de edificación de la piscina climatizada. / C.N

El alcalde de Cuéllar, Carlos Fraile, y el concejal de Hacienda, Tomás Marcos, daban a conocer ayer el resultado de la liquidación del presupuesto de 2020, tratada en las comisiones y que será tema sustancial del pleno de la próxima semana. Los números hablan y dejan un superávit de 1.052.590,07 euros y un remanente de 3.882.646,26. El estado de la deuda es de 1.610.071,13 euros, y el ahorro neto de 2020 fue de 1.651.706,01 euros. El alcalde habla de la “buena salud económica del Ayuntamiento” tras dos años de gobierno.

Tras la exposición de las cuentas, llegaba el momento de dar a conocer en qué se van a invertir el superávit y si se va a utilizar el remanente una vez que se han suprimido las reglas fiscales por parte del Gobierno central. Es así como Fraile dio a conocer la que será la inversión más ambiciosa de 2021: la construcción del edificio de la piscina climatizada. Actualmente cuenta con una cúpula presostática que ha concluido su vida útil y que se sustituirá por una edificio como tal.

Este proyecto, que incluye también el de calentamiento del vaso de la piscina de verano, supondrá una inversión de 714.384 euros. La cúpula, que se construyó en 2003, deja problemas de toda índole que mantiene en vilo al equipo de Gobierno por su posible rotura e imposibilidad de uso de las instalaciones. “Mantener esa cubierta comporta un gasto energético que puede superar los 50.000 euros al año”, explica el alcalde justificando la inversión. Además, cuando existe algún tipo de corte de suministro, “nos toca correr para que no se caiga y se rompa, lo que deja acreditada la sustitución de la misma”. Además, los actuales vestuarios cuentan con placas solares que el Ayuntamiento quiere aprovechar para, a través de una red hidráulica, calentar el vaso de verano y alargar la temporada de piscina de junio a septiembre.

Otra de las grandes inversiones de 2021, que sumará una cantidad de 246.861,85 euros, será la adecuación de la calle Segovia desde la conclusión de las recientes obras en la Plaza de la Cruz, hasta el entronque con la calle Trinidad. Será una superficie total 1.794 metros cuadrados: una obra compleja en la que se sustituirán todas las redes y la parte visible de pavimentación, que cambiará a adoquín. Al arreglo de mas calles entre las inversiones se suma la adecuación de la calle La Pelota; serán 1.156 metros cuadrados hasta llegar a la Plaza de San Gil, donde no se va a actuar, por un coste de 165.126,05 euros.

Otra importante obra será la adecuación de la Plaza de la Soledad, a la que añaden el ensanchamiento de la acera del margen paralelo, muy estrecha actualmente; para ello se van a invertir 11.460 euros. La plaza del Campo concluirá con la tercera fase de las obras para llegar hasta la calle de la Morería, dejando homogénea buena parte del casco histórico de Cuéllar. Esta tercera fase la componen 337,85 metros cuadrados, que tendrán un coste de 59.517 euros. Por último y en relación a las obras, el Ayuntamiento ha decidido invertir 18.000 euros en la reparación de los ascensores de las viviendas de Niñas Huérfanas que, fruto del abandono, han sufrido inundaciones en sus fosos y constantes averías.

A estas inversiones de obras se añaden de otras áreas, como por ejemplo en el apartado medioambiental. El Consistorio llevará a cabo instalaciones fotovoltaicas en los tres colegios. El posible acceso a una subvención del IDAE ha empujado al equipo de Gobierno -asesorado por Rodrigo Gómez– a realizar la instalación de placas solares en los centros escolares. Se ahorrará en calefacción además de comprometerse con la energía renovable, objetivo de este Ayuntamiento, como explica el alcalde.

Respecto al desarrollo económico, habrá 60.000 euros en ayuda a los gastos ocasionados por Covid. Mamparas, o material que las empresas hayan tenido que soportar, serán financiados una vez se confeccionen las bases de acceso a esta ayuda. En esta misma línea se incrementan 30.000 euros a los bonos de consumo que ya se están ultimando para generar mayor movimiento económico.

Por otro lado, desde el Consistorio se va a adquirir una máquina elevadora para servicios municipales, necesaria para tareas múltiples, desde trabajos de poda hasta carga y descarga: se calcula para ella una partida de 70.000 euros. En gastos jurídicos se calcula una inversión de 20.000 euros, así como la de normas urbanísticas, que alcanza los 37.540 euros. El equipo de Gobierno incluye en estas inversiones la sustitución de biosaludables, la instalación de calistenias y otros elementos en los parques locales.