Responsables de la organización del curso en La Granja./ E.A.
Publicidad

El Curso de Extensión Universitaria del Campus Noroeste de la UNED ‘Almas, almos y ánimas’ se ha desarrollado durante dos días en dependencias municipales del Real Sitio, actividad llevada a cabo en  colaboración  con Funespaña, el Ayuntamiento y el Centro Asociado de la UNED en Segovia.

Desde el mismo momento del nacimiento de una persona, la única certeza que resulta inexorable es su muerte. Por ello, y a pesar de que gran parte de la sociedad ha intentado soslayar el más natural de los sucesos, todavía se sigue considerando como un tema tabú.

En consecuencia, en este curso se han planteado investigaciones y opiniones desde perspectivas tan diferentes y complementarias como la filosofía, la antropología, la ciencia, la cultura o la comunicación, interviniendo personalidades tan significativas y reconocidas en sus diferentes ámbitos académicos y culturales como el naturalista Joaquín Araújo Ponciano; la profesora de la Universidad de Valladolid, Mercedes Sanz de Andrés; la profesora de la Universitat Abat Oliba CEU y cinematógrafa Yolanda Cruz López; la abogada María Gómez Casas; la periodista Nieves Concostrina; el filósofo Francisco Javier Sádaba Garay; la profesora de la Universidad de Barcelona, Mercedes Fernández-Martorell; y el periodista Jesús Pozo Gómez.

Entre los asistentes, destacan  más de un centenar de estudiantes matriculados de manera presencial o por streaming, tecnología que ha permitido no solo la contemplación de las ponencias a través de Internet, sino la intervención de las personas matriculadas mediante el chat habilitado para su participación desde toda la geografía española e incluso Alemania o Francia.

Y aunque puede que resulte un lugar común, hay que incidir en que “la muerte ya no es la que era”, y asuntos tan diversos como los epitafios, la eutanasia o el suicido se mezclan y están presentes en nuestro día a día por medio de las producciones cinematográficas, el medio ambiente, las nuevas tecnologías, los monumentos funerarios y los medios de comunicación, o disciplinas tan prácticas como el derecho mortuorio, especialmente los testamentos.