Padres y madres de los niños del CRA de Gomezserracín, en protesta por la situación. / C.N.
Publicidad
C.N / CUÉLLAR

El comienzo de curso ha sido complicado en muchos centros escolares de la provincia y en el CRA de Gomezserracín la situación es, desde el inicio, “insostenible”. Así lo califican los padres de los 40 alumnos escolarizados en este centro de la localidad segoviana, que aumenta su población por campañas dada la enorme actividad hortofrutícola de la zona.

Chus Martín, una de las madres de alumnos afectados, cuenta cómo el curso se ha iniciado con solo tres profesores cuando necesitan un cuarto docente. Son 40 alumnos escolarizados y la ratio establece que sea en 46 cuando se disponga de otro docente, pero las circunstancias excepcionales del Covid requieren medidas para las que se necesita otro profesor.

Los 16 alumnos de Infantil, Primero y Segundo de Primaria se han agrupado en una clase de treinta metros cuadrados; aunque no haya riesgo para los menores de seis años, la situación sanitaria debe dotarles de más espacio. Los de Cuarto, Quinto y Sexto de Primaria, “tres cursos fuertes”, están en otro aula y este año no pueden hacerse desdobles, otra medida que contribuye a evitar contagios y que a nivel educativo, si no se realiza, perjudica a los alumnos. Martín cuenta que siempre han contado con cuatro profesores que ayudarían a que cada uno de estos cursos pudiera mantener el nivel que merecen en el ciclo y, además, a no mezclar tanto a alumnos más mayores.

El problema se repite al igual que hace dos años, cuando tuvieron que reclamar ese cuarto docente de nuevo y se les concedió a media jornada. Se repite y sigue latente: la educación en el medio rural tiene muchas más dificultades que las que ya se dan en las ciudades. Los ratios de los colegios rurales están contribuyendo a que estos centros queden aislados y den menos garantías educativas, lo que favorece directamente la despoblación. “Solo queremos una educación rural segura y equitativa”, comenta Martín, que cuenta que ya se han emitido dos escritos a la Dirección Provincial de Educación a los que esperan respuesta.

Otra de las situaciones que denuncian es que otros CRA, como así han investigado, cuentan con menos alumnos y más unidades; de hecho, algunos cuentan con 33 alumnos y cuatro profesores, ratios de dos profesores con tres concedidos. Por poner un ejemplo, el problema hace que los niños vayan a tener que dar en el mismo aula Religión y Valores, dos asignaturas optativas que no deberían impartirse así.

En un municipio como Gomezserracín no existe la posibilidad de que una persona esté desinfectando y limpiando el centro toda la mañana; “el pueblo no se lo puede permitir”. Además, estos grupos burbuja que se están creando en otros centros no permitirían que un docente esté a media jornada y haya contacto con más profesores. Martín hace referencia a las medidas de la Junta, que “presume de la contratación de 800 docentes más”, pero no solventa situaciones como esta.

Los vecinos se han puesto en contacto con los procuradores socialistas –dada la Alcaldía socialista del municipio–, y esperan que la situación se mueva; “no vamos a esperar tanto como hace dos años, no podemos esperar más”. La situación es urgente más que nunca y ésta quizá sea la oportunidad para impulsar los derechos de los niños que habitan las zonas rurales para mantenerlas en el futuro.