El concejal de Hacienda de Cuéllar pone los números sobre la mesa

A pesar de no haber celebrado las fiestas patronales, ni eventos desde marzo, las modificaciones presupuestarias y los gastos dejan un balance con el que esperan ‘sujetar’ el gasto hasta final de año

El equipo de Gobierno ha querido dar a conocer los datos económicos del Ayuntamiento, dadas las circunstancias anómalas que se viven y que afectan al ámbito económico. Tomás Marcos, concejal de Hacienda, estuvo acompañado del alcalde de la villa para exponer las cuentas más generales y explicar, en líneas generales, que a pesar de no celebrar muchos de los eventos que marcan el año en Cuéllar, no existe una partida “a gastar” como tal.

La intención era explicar las cuentas y la repercusión de no haber celebrado las fiestas de los Toros. “Si solo nos fijáramos en la partida que habíamos presupeustado para fiestas de 475.000 euros, las cuentas saldrían rápido”, comentó el edil. Sin embargo, las cuentas son más complicadas; contra esa partida sin gastar hay que cargar lo que no se ha ingresado, 138.000 euros, la modificación de presupuesto para la obra de cubierta del Ayuntamiento, además de arreglos de agua en Lovingos, 5.000 euros para el CIT, la Travesía de la Cruz, y algún gasto más.

Como tercera contrapartida están las inversiones a las que obliga la Junta de Castilla y León; la Junta no invierte directamente en los municipios, pero obliga a que lo que antes era gasto corriente ahora sean inversiones. Se trata de más de 124.000 euros, y la suma de estas tres partidas restada de la partida de fiestas deja unos 78.000 euros. Así, Tomás quiso aclarar aún más las cuentas y detalló que aparte de no celebrar los toros, no se han celebrado ni Feria Multisectorial, ni Medieval, ni fiestas de San Miguel, ni de los barrios.

Tampoco se han dado las subvenciones de las peñas, y todo lo que no se ha gastado, sumado, 628.000 euros; se incrementan 150.000 euros, pero sigue restándose lo que no se ha ingresado de toros y otro montante que procede de arrendamiento de espacios expositores en ferias, atracciones en fiestas, mercados no celebrados y pagos de esta índole. Todo ello, lo que no ha ingresado el Ayuntamiento al no celebrar ningún evento, asciende a 208.000 euros.

El concejal explicó que quedan 165.000 euros que se están invirtiendo en “paliar los ingresos que no hemos tenido”: la Escuela de Música sin cobro de cuotas deja 40.000 euros de deuda; la tasa de terrazas no cobradas supone un déficit de 8.000 euros; los materiales de desinfección para combatir el Covid suponen 20.000 euros hasta ahora, y hay que acabar el año, por lo que esta es una partida abierta.

Por otro lado, el Ayuntamiento ha devuelto a las entidades locales menores el IAE: de las arcas municipales a las de las entidades han salido 15.830 euros. Todo deja alrededor de 70.000 euros a gastar. Marcos explicó que el Punto Limpio ha “disparado el presupuesto” porque hay más recogidas de las que pensaban y ascenderá 10.000 euros en lo presupuestado. Hay otra merma en las plusvalías que tendrán que cuantificar, y otro detrimento en los ingresos son las multas y recaudación de la ORA. “Esto arrastra otros 20 o 30.000 euros y hay que sumarle las pérdidas en Turismo, a pesar de que en los dos últimos meses hemos ingresado 41.000 euros”, explicó. Sin embargo, frente a las previsiones, la recaudación se quedará a la mitad, y toda la suma se queda por encima de la posibilidad de gasto.

Aún así, el edil habla de “prudencia”, y espera que “salvemos la estabilidad presupuestaria; cuando desde Intervención no dicen lo contrario, es que no vamos mal”.