Primeras reuniones del de Centro de Iniciativas Turísticas. / C.N
Publicidad

El consumo local pasa por momentos difíciles en todas las localidades del territorio nacional, ya sean ciudades o municipios rurales, pero estos últimos cuentan con mayores hándicaps que hacen reinventarse a los productores.

Eso es lo que están haciendo desde el Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) de Cuéllar, una agrupación de comerciantes, productores y empresarios que desde hace meses trabaja para impulsar a la villa y devolverla a su lugar en el ámbito económico y turístico. Rubén Salamanca fue nombrado presidente y es ahora cuando, después de meses de asentamiento, empiezan a verse las primeras actividades que llevarán a cabo desde este núcleo.

La propuesta es la I Feria Navideña de Producto Local y Artesano de Cuéllar. Va a tener lugar en el Centro Tenerías durante los días 6 y 7 de noviembre, viernes de 17.00 a 21.30 horas y sábado de 11.00 a 14.30 horas. Pretende acoger a todos los productores, artesanos y comerciantes de la villa que tienen mucho que ofrecer en cualquier época del año, pero más si cabe ahora que se acercan fechas señaladas.

El objetivo concreto de la feria es dar a conocer los productos que se elaboran y comercializan en la localidad. El público al que se dirige la feria es desde el consumidor particular hasta empresas; se acercan los regalos y obsequios de estas a los clientes y trabajadores, un buen momento en el que fijarse en la producción local para apoyar a los compañeros del tejido comercial del municipio.

El eslogan de esta primera edición de la feria es “consumo local: tu pueblo gana, ganas tú”. Alude directamente a crear conciencia de consumo en la villa, algo que desde hace años lleva siendo una lucha para los comerciantes. La cercanía a las capitales y el consumo por internet, han hecho cada vez más difícil posicionarse a los establecimientos locales. Sin embargo, estos tiempos que deja la pandemia global parecen hacer despertar a la población y crear esa conciencia de que si la población consume en su localidad, el beneficio también es para la vecindad en general. Se trata de arraigar el concepto y que antes de consumir por internet, se contemplen las posibilidades en el municipio, que tanto tiene por mostrar.

El CIT sentó sus bases justo antes de declararse la pandemia con una meta clara: ser la base del asociacionismo, un reunificación que aunque tenga una finalidad turística, puede impulsar la economía local y comarcal. Comienza el movimiento del Centro de Iniciativas Turísticas a la espera de una grata respuesta de los vecinos.