13 2 WEB
La iglesia de Requijada fue uno de los templos visitados. /E.A.

El segundo ciclo de visitas ‘Viajero, yo te enseñaré Segovia’ culminó el pasado fin de semana con el regreso a Pedraza y Requijada, dos de los destinos más demandados del programa. La iniciativa de la Diputación ha logrado despertar el interés desde que se iniciara el pasado mes de julio de 781 participantes. Han sido 28 localidades en 15 rutas y 42 salidas, con una media de 30 excursionistas por cita; cifra que sólo se ha visto reducida por las inclemencias meteorológicas de las últimas semanas.

La última expedición del programa, que congregó a 24 excursionistas, comenzó en la ermita de la Virgen de las Vegas de Requijada, una de las iglesias románicas más antiguas de la Diócesis y mejor conservadas de la zona. Los visitantes tuvieron la oportunidad de admirar los frescos que atesora el templo en su interior. Después, la comitiva se desplazó a Pedraza y, desde la Plaza Mayor, llevó a cabo un recorrido por el casco antiguo, caminando por la Calle Real, la puerta de la Villa y la antigua Cárcel, el Castillo de Zuloaga y la iglesia de Santa María.

Desde la Asociación de Guías de Turismo de Segovia han tenido palabras de agradecimiento con este programa de Prodestur y su presidente, Raúl Rascón, ha reconocido que la actividad ha supuesto un gran incentivo estos dos últimos años para la labor de los guías, afirmando que el “balance de esta serie de visitas ha sido tremendamente positivo” y señalando que los guías están “muy contentos con la respuesta del público y con la variedad de las visitas ofertadas”.

Viajero, yo te enseñaré Segovia’ nació con la conjunción de varios objetivos. Uno de ellos, poner en valor la labor de los guías oficiales de turismo de la provincia y apoyar a este colectivo de profesionales, que ha sido uno de los más castigados a consecuencia de la pandemia. Otro, mostrar la arquitectura, naturaleza, monumentos históricos, paisajísticos, arqueológicos e industriales de los pueblos de la provincia, contados por guías turísticos y, por último, intentar ayudar a las empresas y comercios de los municipios visitados, tratando de hacer visibles sus productos y negocios y ofreciendo a los visitantes la posibilidad de conocerlos una vez concluida la ruta turística.