carrascalejo
El centro social se ubicará junto a la zona de juegos. /E.A. infantiles. /E.A.

El futuro centro social del núcleo de Carrascalejo sale a licitación por tercera vez, después de que las dos primeras resultaran desiertas. La situación ha obligado al Ayuntamiento a tomar una decisión, teniendo en cuenta que la obra debe estar adjudicada antes del 31 de diciembre, ya que si no el más de medio de millón de euros destinado a esta instalación se quedaría en remanentes.

La corporación municipal de Palazuelos de Eresma se reunió el jueves en sesión extraordinaria, en la que se aprobó con los votos de PP, DNP, IU y del concejal no adscrito la modificación del proyecto, reduciendo algunos costes, que se irán subsanando en próximos ejercicios. El presupuesto del centro social se mantiene, 514.000 euros, y está previsto financiarlo con cargo a las cuentas económicas de 2020, 2021 y 2022.

La principal causa que ha provocado que ninguna empresa accediera a ejecutar el centro es, según explicaba ayer el alcalde de Palazuelos de Eresma, Jesús Nieto, la subida del precio de los materiales, hasta un 28 por ciento. Después del mes de septiembre, tras la segunda licitación, el Ayuntamiento empezó a trabajar con el equipo redactor del proyecto para modificar el inicial y lograr adjudicar su ejecución.

El alcalde señala que los cambios preferentes que se han establecido en el proyecto son: la retirada de elementos decorativos; el cambio de materiales por otros “igual de efectivos”; la no instalación, de momento, de las persianas exteriores; la reducción de las placas fotovoltaicas, cuando se preveía la instalación de, al menos, 10 kilowatios de energía fotovoltaica, y la suspensión, ahora, de la urbanización de la zona exterior de accesos.

El nuevo proyecto salió ayer a licitación, y en veinte días naturales se conocerán las empresas que acceden a ejecutarlo.

Se plantea un edificio en planta baja, compuesto de tres cuerpos principales, dos laterales más bajos y uno central con más altura, que alberga la sala principal. Estos cuerpos están separados mediante un soportal cerrado y otro abierto, que hace que se comunique visualmente el parque, desde la zona de juegos infantiles existente, con el edificio y de ahí a la calle de acceso con un aparcamiento al sur. El edificio, de esta manera, se hace permeable, recibiendo a los vecinos que disfruten del parque como otro elemento más de cobijo que el Ayuntamiento pone a su disposición.

Una vez en el interior, la distribución se organiza a través del hall de recepción, a un lado están las dos salas polivalentes y la zona de aseos; y al otro lado, la sala multiusos principal, que a su vez tiene un acceso posterior, a través del soportal abierto.

Por último, existe un volumen para la cafetería, en el lado este, sin conexión al edificio principal, con vistas a la Sierra, a la zona de juegos infantiles y a ambas calles de acceso.