Publicidad

El concejal de Seguridad y Tráfico, Tomás Marcos, se ha pronunciado ante el conflicto que se crea en la celebración de tradiciones como Los Santos en un año y una situación tan complicada como la que deja el covid. Así, hoy mismo entra en vigor, hasta el 8 de noviembre, una norma para controlar el aforo del cementerio municipal de Cuéllar. “Creemos que de crearse alguna aglomeración será el próximo fin de semana, los días 30, 31, 1 y 2, fundamentalmente los días 31 y 1”, explica Marcos. La orden instaurada habla de aforos, medidas sanitarias, distancias de seguridad y todo lo referente a las medidas estrictas que se deben mantener actualmente.

Se ha dispuesto toda la cartelería necesaria para dar a conocer la normativa, como por ejemplo, la entrada con obligado uso de mascarilla, el mantenimiento de la distancia de seguridad y que en todo momento hay que procurar tener cuidado con los elementos del cementerio, como la fuente de agua. “Hay que procurar llevar nuestros guantes, nuestro gel hidroalcohólico”, explica Marcos.

La cuestión más controvertida responde a la del aforo, “complicada porque tenemos dos partes”; sin embargo, han llegado a la determinación de aplicar una misma normativa para las dos partes en que se divide el espacio. “Si aplicáramos la normativa de la zona antigua, prácticamente no entraría nadie”; así, se aplicará en conjunto y en se implementarán medidas para los días “más fuertes”. “Estimamos una capacidad de aforo de unas 300 personas, así que para los días 31 y 1 vamos a establecer controles de entrada y salida”, comentó el edil. Para ello van a colaborar tanto Policía Local como Protección Civil, además de os empleados municipales. La entrada a la parte nueva será entrada y salida para que por esa puerta “entre todo el mundo”. Sin embargo, par los que vayan a la parte vieja, saldrán por esa misma parte, evitando así el flujo de personas. “No podemos tampoco marcar unos itinerarios porque en la parte vieja los pasillos son estrechísimos, y por favor pedimos que aquí se extremen las medidas de seguridad”.

El horario va a permanecer tal y como está actualmente: de 10.00 a 18.00 horas. “Pedimos el máximo respeto y responsabilidad como cuando han sido fiestas y otros eventos que no hemos podido disfrutar”; “pedimos que se visite el cementerio de manera escalonada para paliar las aglomeraciones”, concluyó el edil. Tomás Marcos reconoció que para la toma de decisiones han estado en estrecho contacto con la Parroquia de Cuéllar, que un año más no va a celebrar su misa de difuntos -en 2019 lo impidió el tiempo. Marcos afirma que esto no solo afecta a los vecinos de Cuéllar ya que son muchos los familiares que visitan los restos de sus seres queridos en estas fechas, y por eso “llamamos a la prudencia, la sensatez y que las cosas se hagan de manera razonada”.

Estancias de una hora

El edil explicó que para evitar tránsito de público, la estancia máxima en el cementerio será de una hora. “No vamos a dar cita previa, pero vamos a estar vigilantes a las aglomeraciones”, concretó. Si hay gente esperando fuera, serán las fuerzas de seguridad las que hagan un llamamiento a la salida de aquellos que superen este tiempo. Lo que aconsejan es que las visitas se escalonen todo lo posible. El edil anima a que no se concentren las visitas en esos días, y se realicen en otro momento “para poder estar junto a los restos el tiempo que estimen”.