Fachada de la Casa Consistorial de la localidad.
Fachada de la Casa Consistorial de la localidad. / Nerea Llorente
Publicidad

El candidato del PP a la alcaldía, Miguel Ángel Gallego, ha contestado a las acusaciones sobre la ‘ilegalidad’ de su casa a través de Facebook. Miguel Ángel Gallego afirma que su residencia familiar y habitual está en Ávila, lugar donde trabaja su esposa (profesora de Educación Secundaria y Bachillerato) en un instituto de la capital. Allí han nacido sus hijos, viven, estudian y están empadronados. Por motivos laborales, él si que está censado en el municipio.
El candidato expresa que: “Soy un pequeño empresario agrícola de Navas de Oro, lugar donde he nacido. Nieto e hijo de resineros, agricultores y comerciantes que me enseñaron a amar este pueblo y a sus vecinos de tal manera que se lo he transmitido a mis hijos, que no son de estos lares, razón por la cual nos estamos construyendo una vivienda en Navas de Oro.”

Según afirma el propio Miguel Ángel Gallego en su publicación en las redes sociales, ha realizado todos los trámites pertinentes como el Proyecto de Edificación y la licencia de obra mayor que le otorgó el Ayuntamiento de Navas de Oro el día 23 de Noviembre de 2010 siendo alcalde el actual Ladislao González. El candidato dice que: “En el momento de edificar, se comienza según las indicaciones del arquitecto del Ayuntamiento, con un retranqueo de cinco metros por los lados de las calles. Se pagan las tasas requeridas de 3.917,24 euros. Las obras se inician el 23 de noviembre de 2010, llevándose a cabo en varias acometidas. He ido construyendo según las posibilidades económicas me lo permitían, poco a poco para no hipotecarme.”

El candidato resalta que no ha terminado de construir la casa y que esa es la razón por la que no tiene aún la licencia de ocupación y concluye que “es muy significativo que jamás me haya pedido el Ayuntamiento de Navas de Oro ninguna deuda, y solo aparezca este artículo ahora que soy candidato del PP.”

DESDE EL PRINCIPIO Ladislao González, actual alcalde del municipio ha aportado los datos de cómo se iniciaron los trámites para la construcción de la vivienda hasta el día de hoy.
El 25 de mayo de 2010, Miguel Ángel Gallego solicita, al Ayuntamiento, la construcción de una vivienda en el municipio, presentando todo lo necesario. Ese mismo día, se expide el decreto desde la alcaldía para que se inicie el procedimiento. El 28 de mayo de ese mismo año, se emite el informe del técnico arquitecto, siendo este desfavorable, porque la edificación proyectada se encontraba en área de ordenación 2, del plano P4 de las normas subsidiarias vigentes del municipio. Era de aplicación la ordenanza cuarta, edificación cerrada en casco antiguo, ya que se incumplían el artículos 7.4.2 tipología manzana cerrada con patio de parcela y, según afirma el alcalde “Miguel Ángel Gallego lo había proyectado de forma asilada y solo se permitía y se permite, porque las actuales normal también así lo dicen, en alineación con la calle”. También se incumplía la norma 7.4.3, condiciones de volumen, alineación de los exteriores, son las definidas en la plano correspondiente que se ajustan a las exigencias de la actualidad.
Visto este informe, Ladislao González, como alcalde, notifica a Miguel Ángel Gallego, el 17 de junio de 2010, que el informe del arquitecto ha sido desfavorable y se le requiere la subsanación de los errores.

El 15 de Noviembre de 2010, Miguel Ángel Gallego hace un anexo al proyecto de la solicitud de licencia de obra mayor, para la ejecución de vivienda unifamiliar de obra nueva en el municipio. Se realiza la modificación para la adecuación a la normativa en vigor. Esta vez, si plantea la casa alineada a la calle y con esto, ya cumple las normas subsidiarias de ordenamiento municipal, con lo cual y previo al informe favorable del arquitecto y el informe de propuesta de secretaría el 23 de noviembre, en el cual se le propone a Ladislao González, como alcalde, que conceda la licencia para la construcción de la vivienda. Es en ese momento cuando se emite un decreto en el que se concede la licencia que le permite a Miguel Ángel Gallego comenzar las obras, siempre y cuando se comprometa a cumplir la normativa ajustándose al proyecto técnico presentado.

En el punto B de ese decreto, según afirma Ladislao González, se le dice que “una vez finalizadas las obras deberá solicitar la oportuna licencia de primera ocupación, aún no la ha solicitado; presentando en las oficinas municipales la documentación siguiente: certificado final de obra, que no le ha presentado, el cuadrante de las instalaciones eléctricas, fontanería, calefacción, telecomunicaciones y la presentación del impreso de alta del inmueble en la gerencia territorial de catastro, que todavía no lo ha presentado y de todos es sabido que ese hombre vive allí y desde el Ayuntamiento hemos visto que en el primer trimestre de 2014 es cuando éste señor se da de alta en el padrón de aguas y de basuras del pueblo, ¿por qué? Porque la casa está acabada y viven allí.” En ese año, Ladislao González no era alcalde del municipio.
Ladislao González apunta que, “cuando acaba su legislatura, le gusta mirar y acabar todos los expedientes no finalizados para dejar, al futuro alcalde, las cosas bien hechas”. Y es por ello que cuando entró, por segunda vez como alcalde en el Ayuntamiento en el año 2015, se imaginaba que su predecesor había dejado todos los proyectos finalizados. Por tanto no sabía de la situación irregular de esta vivienda. Actualmente se le ha requerido a Miguel Ángel Gallego que presente la correspondiente licencia de primera ocupación, junto a toda la documentación necesaria.

El alcalde afirma además, que Miguel Ángel Gallego está pagando por esa parcela según el padrón (el IBI urbano del año pasado), 46,05 euros, como si la parcela fuese de suelo rústico. Según el catastro, por esa parcela que según las normas urbanísticas se trataría de suelo urbano, debería pagarse unos 700 euros anuales.