nava fiestas
Los jóvenes de Nava de la Asunción vistieron los uniformes de peña para participar en las ‘no fiestas’. / ENRIQUE LAGUNA

No se esperaba y saltó por sorpresa el bullicio callejero inundando las calles principales del pueblo de una explosión de alegría y diversión, teniendo como protagonistas a una juventud ansiosa de vivir intensamente cada momento funcionero. Había ganas, y al parecer muchas, de dejar atrás los males de una pandemia y acotar el espació a un virus que pulula todavía en el ambiente, y salir a la calle a disfrutar a divertirse a mojarse del jolgorio funcionero, de sentirse vivos y compartir felicidad, como manifestaban algunos de los participantes con muestra de satisfacción de estar viviendo el momento.

Toda una actitud de asombro para los de mayor edad y una paradoja cuando desde el Ayuntamiento se controla la entrada a los actos oficiales del programa de Fiestas para respetar las normas de seguridad establecidas y en un bando llamar a la responsabilidad ciudadana de cumplir las normas. Una llamada de atención que también fue secundada por los representantes de la Función recién elegidos.

La juventud tomó la calle, y aunque oficialmente no había nada programado, por su cuenta decidieron hacer su chupinazo particular y llenar la Plaza Mayor, tras hacer correr el mensaje de reunirse primero en la calle donde se encuentra la figura del Santo Patrón, al que se le canta plegaría minutos antes de cada encierro, para salir desfilando por la calle principal del pueblo al son de música de charanga, portando y ondeando los colores de la bandera de España, en vez de las habituales pancartas de las peñas, y dando colorido con la vestimenta de cada peña.

Las ganas de fiestas ya se hicieron notar en la noche del viernes tras la elección de la reina, rey, damas y alfiles, donde la buena temperatura reinante invitaba a concentrarse masivamente en torno a los tres bares que alberga la calle principal del pueblo. Una zona que será muy frecuentada durante estos día festivos ya que serán estos tres bares, -Pentagrama, Punto de Encuentro y Bocados– los que mantendrán abiertas sus puertas y terrazas, junto al restaurante el Puchero, que reabre sus puertas, y el restaurante Fray Sebastián. Serán los únicos cinco establecimientos hosteleros que funcionaran durante estos días, al decidir el resto poner el cartel de cerrado hasta después de la Función.