Tras la última polémica del encierro de San Miguel, donde en los centros escolares cuellaranos se repartieron entradas para que los más pequeños pudieran acudir a este acto en la plaza de , desde el Ayuntamiento de la localidad, gobernado por Izquierda Unida, lanzó un comunicado donde “muestran su desacuerdo y total desvinculación de los concejales de Festejos ante esta iniciativa”.

En el comunicado también añaden que esto “no es moral y no debe ir dirigido a niños de temprana edad, ya que en la infancia se debe ser respetuoso con en todo lo amplio de la palabra”.

El consorcio añade que cada padre es libre y puede llevar a sus hijos a los espectáculos que ellos mismos deseen, pero ellos “no comparten que desde el Ayuntamiento se promocione este tipo de espectáculo”.

Finalmente explican que no volverán a regalar entradas infantiles para festejos taurinos y que “esta desvinculación con la concejalía de Festejos no interferirá a la relación y el trabajo diario del equipo de gobierno”.

POLÉMICA CON LA FUNDACIÓN FRANZ WEBER
Dicha polémica la dio a conocer la Fundación Franz Weber, de carácter animalista y en contra de la tauromaquia, los que denunciaron ante los medios que desde el ayuntamiento de Cuéllar estaban regalando entradas a los niños para que acudieran a la plaza de toros el día de San Miguel.

Por su parte, la peña cuellarana ‘El Encierro', defendió su postura explicando que los encierros y corridas de toros es un clásico en las fiestas de Cuéllar y que “todas las personas que sienten curiosidad deberían visitar una plaza de toros una vez en la vida”.

A su vez, aclaran que los niños y niñas cuellaranas “juegan a los toros en su casa, en el patio del colegio y en los Paseos de San Francisco. En Cuéllar, el respeto al toro impera en cada uno de ellos. Invitamos a la Fundación Franz Weber a que venga a comprobarlo, a que conozca nuestras tradiciones, a nuestros niños, jóvenes y abuelos y les pregunte que les parece esta tradición que a ellos tanto les repugna”.