Imagen del embalse de El Tejo, que nutre de agua a la localidad de El Espinar. / E.R.
Imagen del embalse de El Tejo, que nutre de agua a la localidad de El Espinar. / E.R.

La escasez de precipitaciones durante los últimos meses y la poca nieve caída en lo que va de invierno ha hecho saltar todas las alarmas en el Ayuntamiento de El Espinar desde donde ya solicitan un uso responsable del agua, anticipándose a posibles restricciones durante los meses de primavera y verano.

“El Ayuntamiento de El Espinar quiere hacer un llamamiento a la población para despertar la conciencia vecinal sobre la necesidad de ahorrar agua y realizar un buen uso de este recurso tan valioso para la vida”, explican desde el Consistorio en un comunicado.

La falta de precipitaciones podría ocasionar problemas de suministro a corto plazo en un municipio que durante los próximos meses verá crecer su población hasta llegar a triplicarla durante los meses de julio y agosto. Esta situación provoca que el consumo de agua se dispare, obligando al Ayuntamiento a decretar restricciones durante el periodo estival.

Sin embargo, las restricciones podrían llegar este año mucho antes si continua sin llover, motivo por el cual desde el Consistorio apelan a un uso razonable y la toma de ciertas medidas que ayuden a ahorrar agua.

“Recuerda, por ejemplo, que cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes o mientras nos enjabonamos en la ducha, revisar y reponer los grifos que pierdan agua, etc… suponen un ahorro considerable para nuestros embalses”, explican en el comunicado.

El problema del agua en El Espinar es un problema histórico que viene derivado del aumento poblacional de los últimos años. Las fugas en la Presa del Tejo y el tamaño de los embalses son dos problemas heredados desde hace años y cuya solución no se vislumbra a corto plazo. Además, cabe recordar que los vecinos de Los Ángeles de San Rafael no hacen uso del agua de estos embalses, algo que de ser así, complicaría mucho más la situación pues no habría suficiente reservas hídricas para abastecer a toda la población, sobre todo en los meses de verano donde cada año las restricciones son necesarias hasta llegar al otoño.