El equipo de Gobierno en sus declaraciones del viernes, en las que apelan a la tranquilidad. / c.n.
Publicidad

El alcalde de la villa, Carlos Fraile, ha manifestado la posición del Ayuntamiento en cuanto a la polémica de las bases de contratación de la Escuela de Música y en respuesta a la incertidumbre de un colectivo muy amplio. Todo el equipo de Gobierno, que asegura se ha visto involucrado en este tema, ofreció explicaciones sobre el porqué de estas bases y las decisiones tomadas. 

“Es una situación muy similar a otras escuelas, una situación que nos encontramos a tres meses de gobierno, que tenemos que afrontar y que no es agradable, porque volvemos a mostrar nuestro reconocimiento y puesta en valor de la Escuela, la Banda, la cultura y la educación en Cuéllar”, ha comenzado diciendo el primer edil. Explicó que hay diez demandas interpuestas en el Juzgado de lo Social en las que  los profesores reclaman su condición de fijo-discontinuo debido a una situación de hace incluso 24 años concatenando contratos. Además de estas demandas, a la hora de confeccionar las bases, se han tenido sobre la mesa dos sentencias que fallan en contra de las bases realizadas por el Ayuntamiento hace dos años, “que han condicionado de manera clara las actuales”. Fraile ha comentado la labor realizada estos meses e incluso antes de tomar posesión: “hablamos con algunos de los profesores afectados y en la segunda semana hubo una reunión formal con todos, con su letrado y el personal jurídico de la Secretaría Municipal”. En esa reunión, según el alcalde, les comunicaron que el equipo de Gobierno no puede reconocer esa condición de fijo-discontinuo porque la ley marca que debe hacerlo un tribunal de justicia; “por eso, estamos abocados a sacar unas bases”.

Estas bases, injustas según los docentes, han sido realizadas “desde el rigor y alejados de la emoción y los sentimientos de aprecio y reconocimiento a la Escuela de Música; tenemos que ser coherentes, lógicos y de acuerdo a la ley”, reconoce el alcalde, que asegura que no tienen “un sesgo interesado ni pretenden perjudicar a nadie, sino estar de acuerdo a unas sentencias y a un informe de Secretaría favorable, cuestión que no ocurrió hace dos años con esas bases”. Ha asegurado que en esas sentencias lo que se traslada son cuestiones muy relevantes, “tan sustanciales” como la valoración de méritos de hace dos años, de las que la sentencia habla como “una vulneración del principio de igualdad, que beneficia directamente a aquellos que ocuparon puestos de profesores de la Escuela de Música durante el curso anterior a la base de la convocatoria, vedando cualquier opción a nuevos aspirantes”, y “que era una manera de privilegiar a profesores que habían ofrecido cursos anteriores de la Escuela”. La siguiente sentencia, del Tribunal Supremo de Justicia de Burgos, vuelve a hablar del  principio de igualdad, de “una clara discriminación” y un “exagerado trato de favor a los que aporten como mérito el haber trabajado en escuelas municipales de música durante al menos seis meses”. Fraile también ha trasladado lo dictado en la sentencia sobre la asignatura de dulzaina, en la que se exige como requisito fundamental para ejercer la docencia “estar en posesión del correspondiente título y solo con carácter excepcional se permite el ejercicio de la docencia a profesionales que no sean necesariamente titulados”. Fraile ha insistido en este carácter excepcional que se reflejaba en el informe de secretaría: solo de manera subsidiaria, como se ha hecho en estas bases, se reconocen los 50 meses de experiencia. 

A LOS PROFESORES Fraile ha continuado explicando que a los profesores se les ha trasladado de manera privada y ahora pública que en caso de que el juzgado les dé la razón, continuarán en la Escuela y no serán despedidos ni indemnizados. “Este compromiso se les ha trasladado en varias ocasiones, que entendíamos que les tenía que dar cierta tranquilidad y ahora hacemos de manera pública; ese compromiso es de que la Escuela de Música no se va a tocar y todo va a transcurrir con normalidad”. Ha añadido que en las bases también se contempla qué pasa si en alguno de los supuestos alguno de los profesores no consigue obtener la plaza; se ha previsto en ellas: “garantizar el derecho a seguir en su puesto de trabajo y el de los alumnos de seguir trabajando y recibiendo clases con quienes llevan tanto tiempo”. Para ello, han incluido en estas bases un apartado que dice que, a criterio del Ayuntamiento, “si el Juzgado de lo Social de Segovia reconoce la condición de relación de trabajo indefinida a algunas de las personas que desempeñaron las funciones de profesores en los cursos 2017/2018 y 2018/2019, el Ayuntamiento  podrá dar por finalizada la relación contractual con quien, hipotéticamente, hubiera ganado la selección, y admitir a estos profesores”.

“Pedimos tranquilidad a los alumnos, a los profesores, padres y madres, que este equipo de Gobierno esta comprometido con la Escuela de Música, con la Banda Municipal, valoramos su trabajo, pero las cuestiones hay que hacerlas legales, correctas y alejados de emociones”, ha repetido el alcalde. Hace una llamada a evitar el alarmismo y la confusión. “Las cuestiones se demuestran con hechos y los hechos vendrán cuando tengamos los pleitos solucionados, en noviembre”, ha señalado. Apela a la normalidad del inicio del curso incluso si alguno de los profesores no lograra acceder al puesto mediante las bases. “Hay suficientes argumentos en la mesa para pedir tranquilidad”, ha aclarado Fraile.

Por último, han asegurado que si en las audiciones no hay sorpresas, “tendrán su puesto este año porque no existe competencia en este instrumento, ya que muchos se han presentado solos”. Hay en torno a 25 candidatos, pero en algunas asignaturas solo hay uno. Pendientes de las audiciones por la renuncia del presidente del tribunal, esperan que se  realicen  en septiembre y el 1 de octubre comience el curso.

UN INFORME NEGATIVO DE SECRETARÍA MUNICIPAL

Por su parte, desde la Concejalía de Personal, Lucía Arranz ha puntualizado que a la hora de elaborar las bases, esto no ha sido “un capricho, sino que había restricciones legales que cumplir, como aclaró el alcalde”. En cuanto a los méritos, asegura que son los mismos pero ha cambiado la puntuación. Este cambio de puntuación “tan grande”, ha sido debido al informe negativo que emitió la Secretaría Municipal, del cual leyó varios extractos. Asegura que es el primer año que el personal jurídico del Ayuntamiento no ha emitido un informe negativo.  Respecto a la petición de prorrogar el contrato a los actuales profesores, aseguran que era inviable porque las bases de hace dos años estiman hasta cuándo dura el mismo. Ha añadido Tomás Marcos que se deben a las sentencias y “a no hacer lo que se ha venido haciendo”, además de incidir en la dejadez del anterior equipo de Gobierno con este problema que se podía seguir arrastrando”. La concejal Arranz ha reiterado el “orgullo de contar con una Escuela de Música como esta en un pueblo como Cuéllar”.