13 1 WEB
La circulación por la travesía se encuentra ahora con menos obstáculos en la calzada.

El Ayuntamiento de Cantalejo ha dado finalmente el paso de eliminar la posibilidad de estacionar en las travesías de la localidad, un asunto que suscitaba debate reiterativo, especialmente en las épocas de verano, cuando el tráfico en el casco urbano se multiplicaba.

Así, desde hace unos días las dos carreteras más importantes que atraviesas el municipio están ganando en agilidad circulatoria, libres de obstáculos para los conductores, tanto en la CL-603 (Aranda de Duero-Segovia), como en la SG-205 (Cerezo de Abajo-Cuéllar).

El acuerdo se había adoptado el pasado en pleno a finales del pasado mes de julio, pero no ha sido posible aplicar la medida hasta este mes, según el alcalde de la ciudad, Javier de Lucas, debido a la ausencia de señales de tráfico y del marcado de algunas zonas en las que se regula, de forma muy temporal, la carga y descarga,

Previamente a la aplicación de la medida, el Ayuntamiento requirió sendos informes al Servicio Territorial de Fomento y al Subsector de Tráfico de la Guardia Civil. En ambos casos respondieron a favor de la eliminación de los estacionamientos de vehículos en las travesías. “Es imprescindible la prohibición de estacionamiento de vehículos”, señalaba el Servicio de Fomento de la Junta, que además argumentaba que debido a la estrechez de la calzada se generan “retenciones” entre los usuarios de la vía. Desde Tráfico además se alertaba del “paulatino aumento de circulación de vehículos pesados”.

Aun así se han establecido dos puntos de carga y descarga temporal en la SG-205, y uno en la CL-603 para atender a los comercios situados en sus proximidades.

El acuerdo del pleno no tuvo respaldo unánime de la Corporación. Se aprobó por la mayoría que representan los seis concejales populares, mientras los cinco socialistas se abstuvieron.

El alcalde briquero, Javier de Lucas, asegura que en estos primeros días ya ha recibido “muchas más felicitaciones que críticas” por esta medida. “Era algo que había que hacer”. No obstante De Lucas hizo un llamamiento a la responsabilidad de los conductores y señaló que confía en que se respeten las normas de velocidad establecidas para evitar tener que adoptar otras medidas como las sancionadoras o instalación de bandas.