refugio riaza
Juan José Molina entrega una placa a Rafael Marina. / EL ADELANTADO

El Fondo para el Refugio de las Hoces del Riaza muestra su preocupación por el incremento de parques eólicos en el entorno del mismo, debido a los efectos que pueden causar en la colonia de buitres y otras aves que se concentran en este paraje. Así lo manifestó el vicepresidente de la entidad, Juanjo Molina, a la nueva jefa del Servicio Territorial de Medio Ambiente, Amparo Garzón, en una reciente reunión tras su nombramiento como sustituta de Pedro Ejarque.

El también coordinador del censo de otoño del Refugio mostró asimismo su inquietud por la paralización de los aportes al comedero de Cárnicas Minchán, así como por la situación de especies como la alondra ricotí o la collalba negra, entre otras.

Desde el Fondo para el Refugio valoran la receptividad de la nueva jefa de Medio Ambiente durante el encuentro mantenido esta semana, a la que se explicó el origen de la entidad y las actividades que realiza, de seguimiento, divulgación y conservación de los valores naturales del Regio, el Parque Natural de las Hoces del Riaza y alrededores. En este sentido, se ofreció la colaboración en la gestión del Parque Natural, teniendo en cuenta el amplio conocimiento adquirido tras dichos estudios, tan exhaustivos y prolongados en el tiempo.

Al término de la reunión, se le hizo entrega de una memoria externa con amplia información sobre el Fondo, y aprovechando la presencia del director conservador del Parque Natural, Rafael Marina, se le regaló a este último un placa de agradecimiento por su apoyo, lo que le emocionó y agradeció enormemente.

También se les hicieron llegar a ambos las dos nuevas Hojas Informativas sobre el Refugio, con 884 páginas entre ambas, elaboradas por el presidente del Fondo, Fidel José Fernández y Fernández-Arroyo, con fotos de 44 autores y con los resultados de censos recientes y anteriores.

Hay que recordar que el último censo de otoño del Refugio de Rapaces de las Hoces del Riaza registró más de 1.100 buitres leonados, la cifra más baja de los cinco últimos años y la quinta más alta de los 38 censos de otoño realizados. Los datos establecen también el registro de otras aves rapaces: 25-32 buitres negros (la cifra más alta para los censos de otoño), 6-8 águilas reales; 6-7 halcones peregrinos, 42-44 cernícalos, 51 milanos reales, 5-6 aguiluchos pálidos, 9-12 aguiluchos laguneros, 37-39 ratoneros, 2-6 azores, 5-9 gavilanes, un esmerejón (macho) y un elanio azul.