Carretera SG-500 a su paso por El Espinar. / E.R
Publicidad

Actualmente se encuentran en su fase final las obras de mejora de la carretera AV-500 que comenzaron a finales del año 2019 y que está previsto que concluyan el próximo mes de noviembre, tal y como anunció el pasado martes el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, en respuesta a una pregunta del procurador por Ávila, Pedro Pascual, sobre la que dijo se conoce como ‘carretera de los badenes’.

En dicha respuesta Suárez-Quiñones apuntó también que la Junta destinará ocho millones para la continuación de la obras en el tramo segoviano y que corresponden a las obras de mejora de la carretera SG-500 que, según el consejero, ya disponen de un borrador de proyecto.

Se trata de una conexión rápida, segura y libre del peaje que tiene la autopista. La obra de la AV-500 tiene una continuación en la SG-500, que es una obra importante de ocho millones de euros que ya tenemos en trámite el primer borrador de proyecto. Lo hemos sometido al trámite ambiental, va a llevar una evaluación de impacto ambiental simplificada, que no nos va por tanto a retrasar demasiado la realización de los trámites ambientales y tras ellos, dictaremos el proyecto y comenzaremos la ejecución. Esta carretera desboca en El Espinar en un glorieta que hemos hecho nueva para que sirva a ese corredor y quede perfectamente renovado”, expuso Suárez-Quiñones.

Este arreglo de la carretera supondría una vía de comunicación rápida entre la ciudad e Ávila con El Espinar. Pero la intención es que esta conexión rápida se alargue hasta Madrid resolviendo el problema del tráfico en San Rafael. “Estamos con el Gobierno de España colaborando desde hace años para dar una solución al paso por San Rafael, al trafico que pasa por San Rafael, que es un tráfico congestionado, sobre todo de pesados, con bastante intensidad que provoca bastantes problemas de seguridad y que es necesario solucionar. Este corredor rápido no quedará solucionado si el Gobierno de España no da una solución al trafico pesado de la N-VI a su paso por San Rafael. Comprendemos que se trata de una actuación compleja pero necesaria para que este corredor tenga funcionalidad”, argumento el consejero en relación a la travesía de San Rafael.

Una travesía que los vecinos de la localidad llevan reclamando desde hace años a través de manifestaciones, protestas y llamamientos que a día de hoy se encuentra sin resolver, a pesar de los muchos intentos de las diferentes corporaciones municipales y de las diferentes plataformas vecinales que se encargan de poner de manifiesto el peligro de la travesía, recalcando que en esa carretera en la cada año varias personas pierden la vida, victimas de los atropellos.

La posición de los ecologistas

Asociaciones y grupos ecologistas locales llevan años detrás del arreglo de esta carretera que consideran “innecesario” al existir una carretera de peaje que podría liberarse y por lo tanto servir de conexión rápida con la capital sin la necesidad de arreglar la SG-500 que, además, atraviesa varias zonas protegidas con diferentes figuras ambientales.

Desde el Colectivo Azálvaro señalan la importancia de que el proyecto vaya a contar con una evaluación de impacto ambiental simplificada, como anunció Suárez-Quiñones, algo por lo que llevan luchando muchos años poniendo de manifiesto que la zona se encuentra dentro de la Red Natura 2000 y que el incremento del tráfico se traduciría en un aumento de los atropellos de fauna.