el espinar carretera sg500
La carretera SG-500 une las provincias de Segovia y Ávila en la zona sur de la provincia. / EL ADELANTADO

El corredor Ávila-El Espinar-Madrid avanza lentamente. La carretera AV-500 que une la provincia de Ávila con la de Segovia a través de la SG-500 ya se encuentra arreglada y en el proyecto del tramo segoviano se están realizando estudios previos a su ejecución. El viceconsejero de Infraestructuras, José Luis Sanz Merino, explicó en el día de ayer que el proyecto cuenta con presupuestos de este año y que su intención es llevar a cabo las obras antes de que acabe la legislatura.

El problema de la SG-500 radica en que atraviesa el paraje conocido como ‘Campo Azalvaro’, un espacio incluido dentro de la Red Natura 2000 que cuenta con dos áreas críticas de cigüeña Negra y un área crítica y otra sensible del águila Imperial. Además, cuenta con varios restos arqueológicos de gran valor que deben pasar por comisiones de Patrimonio.

La principal oposición a la reforma o arreglo de la SG-500 son los grupos ecologistas que consideran que el mayor valor que atesora ‘Campo Azálvaro’ es su paisaje estepario, despoblado y abierto, donde la actual carretera se encuentra integrada y forma parte del paisaje. Desde el Colectivo Azálvaro, ONG ambientalista local, llevan años luchando contra un arreglo a gran escala de la carretera, alegando la gran cantidad de atropellos de fauna salvaje que se suceden diariamente y que aumentarían de llevarse a cabo las obras.

Todo el tráfico de este corredor desembocaría en la nueva rotonda construida en la entrada a la localidad de El Espinar que conecta directamente con San Rafael provocando un aumento sustancial del tráfico en la N-6. Sin embargo, tal y como confirmó Sanz Merino en el día de ayer, la intención de la Junta es llevar a cabo en un plazo máximo de dos años el arreglo del tramo segoviano.

Otro de los grupos que se opone con fuerza es el de los ganaderos que tradicionalmente ha utilizado la carretea como vía pecuaria para el movimiento de ganado entre fincas públicas y municipales y que entorpecería en gran medida el tráfico de vehículos.