El repetidor de señal de televisión se encuentra junto a la iglesia de San Cristóbal de la Vega.
El repetidor de señal de televisión se encuentra junto a la iglesia de San Cristóbal de la Vega. / El Adelantado
Publicidad

“Debido a la falta de acuerdo con los municipios de Montejo de Arévalo, Donhierro, Tolocirio, Puras y Rapariegos a los que da cobertura la señal de televisión suministrada por el repetidor situado junto a la iglesia de San Cristóbal de la Vega, y del cual dicho municipio está asumiendo los gastos de energía eléctrica que ascienden aproximadamente a 1.500 euros anuales, no estando de acuerdo en asumir conjuntamente los gastos los municipios de Montejo de Arévalo, Donhierro y Rapariegos se va a proceder al corte del suministro eléctrico del repetidor”, rezaba el bando municipal emitido con fecha del 22 de noviembre y firmado por el alcalde de San Cristóbal de la Vega, José Antonio Sáez García (PP).

Y así es. Desde la jornada del miércoles, 12 de diciembre, los vecinos de las mencionadas localidades permanecen en sus casas con los televisores apagados ya que, la mayoría, son abastecidos de Televisión Digital Terrestre (TDT) a través de dicha antena y, a excepción de algunos pocos a los que les llegan “algunos canales desde los repetidores de Valladolid o de Segovia” — según informó Emiliana Rogero Bartolomé, vecina y excalcaldesa de San Cristóbal (PP) — “una gran cantidad de vecinos estamos sin televisión”.

“Llevo todo el año luchando por solucionar esta situación, durante estos cuatro años que tengo como alcalde hemos pagado íntegros los 1.500 euros del coste eléctrico del repetidor. Ha sido una medida necesaria, yo no quería llegar a estos extremos pero tampoco estoy dispuesto a pagar algo que no me corresponde solo a mí”, afirmó Sáez en declaraciones a este medio. Según el regidor, los municipios de Tolocirio y Puras estaban de acuerdo en asumir el gasto de manera conjunta desde el primer momento, ya que todos ellos se benefician de la señal de televisión que emite su repetidor, “sin embargo, he tenido que cortar el suministro para que, por ejemplo, Montejo de Arévalo ahora acceda a compartir gastos también”.

Con el cese radical de la señal televisiva, José Antonio Sáez pretendió reivindicar la imposibilidad que tiene un Ayuntamiento “con deudas” de asumir un gasto que no debería ser únicamente suyo. Pero los vecinos de esta localidad no lo ven así. “¿No hay otra opción para presionar que dejar a sus vecinos sin televisión?”, se preguntó Rogero. “No es justo que nos castigue así, ha sido una manera de protestar salvaje y mezquina. Nosotros no tenemos la culpa de que los demás no asuman su parte de los gastos, además, no creo que por 1.500 euros el Ayuntamiento se muera”, siguió la exregidora de San Cristóbal de la Vega.

“No quería llegar a esto extremos pero tampoco pagar algo que no me corresponde solo a mí”

Bien es cierto que los vecinos de Montejo de Arévalo, al verse afectados por el corte en el suministro de TDT, han puesto también el grito en el cielo a pesar de que su Consistorio siempre se negó a compartir deudas ya que afirmaban que el repetidor no les abastecía de señal a ellos.

Sáez añadió que “la gente dice que he cortado sin pensar en nadie pero lo he hecho precisamente pensando en ellos. Yo no quería llegar a este punto pero he tenido que hacerlo mirando por mi pueblo”.

Aseguró, así mismo, que se encuentra en negociaciones con los alcaldes del resto de municipios con el fin de llegar a un acuerdo —en el caso de repartirse el gasto eléctrico que genera el repetidor, la media docena de pueblos afectados habrían de pagar alrededor de los 250 euros anuales — y poder restablecer el suministro de la señal de televisión. En este sentido, ante las respuestas afirmativas que parece están llegando, “la señal, igual que tarda un par de días en cortarse, tardará un par de días en estar disponible y tenemos un fin de semana por medio así que volvería el lunes o el martes”, afirmó Sáez.

Ante las buenas intenciones que recibe por parte de los regidores de los otros cinco municipios, afirmó que “todos juntos podrán luchar contra la Junta de Castilla y León o contra la Diputación Provincial de Segovia y pedir que se hagan cargo de los costes o, al menos, de una parte de ellos, pero yo solo no puedo”, sentenció.