Ayuntamiento de Riaza. / EL ADELANTADO

El cierre del interior de los establecimientos hosteleros y casa de juego entró en vigor este martes, desde las 00.00 horas, en 21 municipios de Castilla y León entre los que se encuentra Segovia capital, El Espinar y Riaza. Los dos primeros cumplen con el criterio fijado por el Gobierno autonómico, en consonancia con el Consejo Interterritorial de Salud, al contar con más de 5.000 habitantes y superar los 150 casos de incidencia acumulada (IA) a 14 días.

La villa riazana, por su parte, aunque cuenta con menos de los censados parametrados en dicha referencia (alrededor de 2.100), ha sufrido un incremento de positivos en la última semana, con una IA desproporcionada de 2.503 a 14 días y de 1.794 a siete. La principal vía de propagación para alcanzar estas cifras, propiciada en días previos a las vacaciones de Semana Santa, ha sido el colegio de la localidad, donde personal y alumnos asistentes al comedor fueron sometidos a pruebas de antígenos el lunes 29 de marzo.

Ante las restricciones anunciadas este lunes por parte de la Junta de Castilla y León, el alcalde de Riaza, Benjamín Cerezo, según recoge la Agencia ICAL, pregunta: “¿Por qué se cierra el interior de la hostelería si la incidencia del COVID se centra en el colegio?”.

“Aquí la ratio de casos afecta a niños pequeños del colegio y sus familias y no tienen por qué pagar la hostelería los platos rotos cuando los brotes están localizados”, sostiene Cerezo. El municipio de Riaza agrupa, además, a los núcleos de población de Aldeanueva del Monte, Alquité, Barahona de Fresno, Becerril, Madriguera, Martín Muñoz de Ayllón, El Muyo, El Negredo, Villacorta y Serracín.

Por su parte, la medida que afecta a El Espinar, con una incidencia acumulada a 14 días de 429 y a siete de 165, también incluye a San Rafael, Los Ángeles de San Rafael y La Estación de El Espinar.