Javier Figueredo. /E.A.
Publicidad

La decisión del Consejo de Ministro no ha gustado en  el seno del Consistorio espinariego, desde donde su alcalde, Javier Figueredo, señala que “tienen ya definido un calendario de movilizaciones y de reuniones con todas las partes implicadas para que, en cuanto pase este duro momento que todos estamos viviendo, se dé una solución”.

Desde el Ayuntamiento aseguran que “se pondrán manos a la obra para acabar con el mayor problema que tiene el municipio porque no van a seguir consintiendo la muerte de más peatones en esta vía que soporta una gran cantidad de circulación, sobre todo, de camiones y vehículos pesados, al ser una de las alternativas gratuitas a la AP-6 para cruzar la sierra de Guadarrama, entre Madrid y Castilla y León”.

Javier Figueredo ya anunció en su toma de posesión que “estaba dispuesto a cortar la carretera, la N-VI, todos los fines de semana, si era necesario para que les hicieran caso”. La decisión del Gobierno de prolongar hasta 2029 la concesión de las autopistas, cuando los últimos anuncios en otras vías de este tipo ha sido de liberalización, ha sentado como un jarro de agua fría a los vecinos de San Rafael que se siguen viendo en peligro y se sienten engañados por los políticos que tantas veces han prometido soluciones.

En el pasado ya hubo manifestaciones y movilizaciones vecinales y la travesía se encuentra llena de mensajes, en su mayoría de las familias de las víctimas, exigiendo una solución que lejos de llegar ha empeorado.