Publicidad

Desde el Ayuntamiento de Cuéllar anunciaron ayer un avance de lo que se producirá a principios de abril y que viene motivado por la conclusión del contrato de gestión del albergue con la empresa concesora de estos años. El 31 de enero finalizó la relación contractual y con este motivo, desde el Consistorio se ha decidido remunicipalizar el servicio.

La concejal de Personal, Lucía Arranz, explicó que después de estos siete años de gestión privada, a partir de abril sea el Ayuntamiento quien se encargue de su gestión directa. Durante este mes de febrero y el de marzo, las instalaciones permanecerán cerradas. La edil detalló que se están realizando diferentes arreglos, tanto los que corren a cuenta de la antigua empresa como los que pertenecen al Ayuntamiento. Según el antiguo pleno, existían una serie de requisitos sobre el estado de las instalaciones a la finalización del contrato, por lo que se están realizando ciertos arreglos.

La remunicipalizaicón de este servicios se llevará a pleno en marzo, tras estos dos meses de cierre en los que solo han tenido que tramitar una posible reserva que se ha cancelado para poder estudiar mejor la gestión. Se exige un estudio económico que acompañe esta decisión de municipalización y que realizarán en este tiempo. “Estamos trabajando con los operarios del área de servicios y distintos expertos en los arreglos, explicó la concejal. Arranz, concretó que se está encargando también de estudiar  los precios públicos para ver cómo será la gestión, también a nivel de personal para llevarlo a cabo. La intención es reabrir el albergue el 1 de abril, ya que además se encuentra totalmente equipado; las primeras reservas están hechas para algunas semana más tarde, pero se pretende abrir ya en abril.

DE JUVENIL A TURÍSTICO

La edil avanzó también que el carácter de albergue juvenil pasará a ser turístico, algo más general dado que el primer concepto traía trabas a nivel administrativo. “Nos facilita la gestión y ser juvenil tampoco facilita nada a los jóvenes, se exige un título muy costoso a la persona que lo administre, con poco beneficio para el albergue”, comentó. Aunque la intención es que siga acogiendo a todo tipo de público, su carácter será turístico .