El 35% de los residentes en centros de mayores están contagiados

El número de infectados sigue creciendo aunque la cifra de fallecimientos ha remitido en las últimas semanas respecto a las registradas en abril

697
Segovia obtuvo 357 fallecimientos en residencias, los datos no entran en la gráfica de la Junta.
Publicidad

Las residencias de mayores de la provincia contabilizan en estos momentos 843 enfermos activos por Covid-19, lo que supone un 35,57% de los 2.370 usuarios que actualmente viven en estos centros.

La aparatosa cifra vuelve a poner en tela de juicio la situación de las residencias de ancianos, ya que aunque estos espacios no están registrando el número de muertes que acumularon en las primeras fases de la pandemia, los números sobre infectados no han parado de crecer a pesar de que muchos de los internos han muerto producto del Covid-19 o ya se han recuperado.

La última actualización de la Junta contabiliza dos casos más, y si se retrocede una semana, hasta el 11 de mayo, la cifra de contagiados contaba con 66 casos menos.
Atendiendo a los datos, estos espacios se han consolidado como el principal foco de contagiados y muertos en la provincia de Segovia.

Respecto al número de muertes, estos espacios contabilizan, tras la última actualización, 381, la última acontecida precisamente en las últimas horas. Cuando la Junta empezó a facilitar información detallada de las residencias de la Comunidad, en Segovia habitaban en residencias cerca de 2.750 personas, por lo que se deduce que en estos centros han muerto cerca del 14% de todos los usuarios iniciales por Covid-19.

En la cara amable, se puede observar que en los centros se han recuperado de la dolencia 686 personas. Estas personas no se contabilizan en el dato de contagiados activos, 843, lo que haría elevar aún más una hipotética cifra de residentes que en algún momento han tenido la enfermedad, independientemente de si han fallecido, se han recuperado o siguen con la enfermedad activa.

Por otro lado, un total de 261 residentes pertenecen en aislamiento en estos momentos dentro de los centros. La cifra correspondería al 11% del total de usuarios actuales, 2.370.
Cabe destacar que los números de aislados han bajado en las últimas semanas y que en la actualidad solo permanecen seis en esta situación con síntomas compatibles con Covid-19 pero sin todavía haber recibido la confirmación, y que los otros 255 están en aislamiento preventivo ya que no presentan síntomas.

Los centros propios de la Junta no se han salvado de las consecuencias de la pandemia, que ha distinguido poco en Castilla y León entre centros públicos y privados. La Residencia Asistida continúa siendo el centro de estas características más castigado de toda la Comunidad, con 57 fallecidos entre los 280 residentes iniciales (el 20% del total). Además, en la actualidad tiene confirmados a 64 ancianos con Covid-19 y 58 han superado la enfermedad.

La Residencia Mixta, por su parte, no acumula datos tan alarmantes. Alrededor de un 9% de sus residentes iniciales han fallecido víctimas de la enfermedad, con un total de siete defunciones desde el inicio de la pandemia.

Gráficos

Para poder ver la tragedia acontecida en las residencias se puede apreciar a la derecha de la noticia los gráficos que facilita la Junta sobre los fallecimientos en los centros de mayores. No todas las defunciones son producto de la pandemia, pero se observa el pico que ha producido.

Para poder establecer una comparativa, se ha recurrido a los datos de febrero (mes libre de pandemia), marzo (inicio de la pandemia y de las defunciones) y abril (los datos de muertes alcanzan tal nivel que las cifras se salen de la propia gráfica).

De esta manera, en febrero, las residencias segovianas contabilizaron 68 víctimas mortales, número acorde con la media registrada en los años anteriores. La gráfica muestra unas cifras con las variaciones típicas, pero sin picos destacables.

En marzo, ya se puede observar un repunte. Segovia obtiene 126 fallecidos en el mes, cuando la media de los años anteriores ronda las 50 muertes. La pandemia provocó un repunte de más del doble respecto a la media de años anteriores.

Pero sin duda la más reveladora es la de abril, a pesar que el gran número de casos registrados no pueda apreciarse ya que la gráfica solo registra un máximo de 250 muertes. Segovia obtuvo 357 fallecimientos en residencias, cuando la media de los años anteriores es de 51. La cifra multiplica por siete a otros años, la mejor muestra de la magnitud de la tragedia en las residencias de la provincia.