El arroyo de Sotosalbos donde se pretende implantar el proyecto de las autocaravanas. / El Adelantado
Publicidad

El Ayuntamiento del municipio quiere aprobar la construcción en suelo rústico protegido un asentamiento de caravanas a 1,5 kilómetros del pueblo. El camping de caravanas estaría situado en una dehesa de fresnos de alto valor ambiental, junto a un arroyo, en una zona catalogada como área de singular valor ecológico por las Directrices de Ordenación Territorial de Segovia y su Entorno (DOTSE).

Ecologistas en Acción se opone a este proyecto de caravanas por las graves afecciones que supondría al territorio y por su elevado impacto sobre la biodiversidad.

Según el proyecto actual del complejo de caravanas de la villa, promovido por la sociedad Niveum Silvan S.L., se ocuparía una superficie de 49.095 metros cuadrados y contempla, además, la construcción de un edificio de 140 m2 y otras dos edificaciones más.

El emplazamiento tendría 106 parcelas de 120 m2 para el estacionamiento de autocaravanas, seis carpas de 40 m2, un aparcamiento, un lago artificial de 530 m2, zonas deportivas y creativas. Sin embargo, no se contempla espacio para acampada con tiendas de campaña. El acceso a este espacio pasaría por el centro urbano de la población.

Ecologistas en Acción ha solicitado al Servicio Territorial de Medio Ambiente una evaluación ambiental de los efectos del asentamiento de caravanas sobre el Área Crítica del Águila imperial ibérica, muy próxima, sobre la afección del paisaje protegido Piedemonte del Pirón al que pertenece y sobre sus repercusiones en la Red Natura 2.000, ya que se trata de un espacio adehesado junto a la ribera de un río de una muy elevada fragilidad frente a usos residenciales como el que se pretende llevar a cabo con este proyecto.

Según la empresa que promueve el complejo, se prevé un tránsito en esta zona protegida de más de 38.000 personas al año, lo que tendría un grave impacto sobre el territorio, la biodiversidad y sobre la población residente. Pero según Ecologistas en Acción, los cálculos de la empresa promotora del complejo son insuficientes. En verano una ocupación del 90% daría lugar a un movimiento de más de 10.000 personas al mes, en un municipio de tan solo 113 habitantes.

Además, advierte del grave riesgo de que el asentamiento se convierta en un “núcleo de población”, dada la tendencia de la población a adquirir caravanas como alternativa económica a la vivienda con la finalidad de vivir en ellas de forma permanente. Cree que es posible que éste sea su objetivo último.

En el municipio de Ituero y Lama, Segovia, se aprobó hace décadas el camping “La Cerca Nueva”, que hoy es una urbanización residencial con centenares de edificaciones de baja calidad, levantadas en un bosque de encinas de gran valor ambiental. Es necesario recordar que el uso residencial en suelo rústico protegido es hoy un uso prohibido en Castilla y León.

También considera que este asentamiento sería ilegal por carecer de justificación de abastecimiento de agua, por incumplir la superficie de parcela mínima y por construir un uso prohibido en las Normas Urbanísticas municipales de Sotosalbos. Y que, además de la aprobación de este proyecto en suelo rústico protegido carece de interés público y que éste debe prevalecer el interés público ambiental que exige la conservación de este espacio natural, pues existen alternativas mucho menos agresivas en este y otros municipios para ubicar un camping. Por ello, esta organización recurrirá el proyecto ante los Tribunales de Justicia.

Recuerda que más de un millón de especies podrían extinguirse según alerta el primer informe global sobre biodiversidad, elaborado por más de 400 expertos del IPBES para la Unesco.